La consulta en Bolivia del 21 de febrero

evo-morales

Escrito por Alejandro Torres Rivera / MINH

El pasado 21 de febrero, cerca de seis millones y medio de bolivianos concurrieron a las urnas para ser consultados en torno a si se modificaba o no la Constitución de Bolivia para viabilizar la reelección de un Presidente más allá de un tercer mandato.

De haber sido aprobada la enmienda, en las próximas elecciones generales en dicho país en 2019, el Presidente Evo Morales y el Vicepresidente Álvaro García Linera hubieran podido ser candidatos nuevamente en sus respectivas posiciones. El proceso de consulta, a pesar de que discurrió en un adecuado ambiente de tranquilidad social, estuvo permeado de una fuerte campaña en los medios de comunicación contra el actual presidente donde se le acusó de tráfico de influencias.

El resultado de la consulta fue negativo para las aspiraciones del Movimiento al Socialismo y sus principales dirigentes políticos, Evo Morales y Álvaro García Linares. El NO obtuvo poco más del 51.3% de los votos, mientras el SÍ obtuvo el 48.6% de los votos. El resultado ciertamente plantea alguna sorpresa, particularmente viniendo de un presidente que en su primera campaña electoral en 2005 ganó la presidencia del país en la primera vuelta, fue reelegido con amplio apoyo popular para un segundo término y logró obtener el 60% del electorado al ser reelegido para un tercer término en octubre de 2014. De hecho, en estas elecciones, Evo Morales obtuvo casi el doble de los votos de su más cercano rival. Describiendo la campaña en su contra como una ¨guerra sucia¨, Morales aceptó el resultado de la consulta, por lo que en enero de 2020 deberá ceder la presidencia a otro candidato votado para el puesto de Presidente de la República.

Como ha ocurrido en otros procesos electorales en América Latina, en esta consulta se nucleó alrededor de la propuesta del NO el más amplio conjunto de la oposición política en Bolivia. De acuerdo con Pablo Stefanoni en su artículo publicado en Le Monde Diplomatique, edición Cono Sur, en esa coalición anti-Evo Morales se unieron ¨desde los racistas que nunca quisieron un gobierno campesino-indígena hasta quienes critican lo contrario: que (él de Morales) no es un verdadero gobierno indígena sino sucedáneo de matriz blancoide o directamente un gobierno antindígena¨. Por su parte, Boris Miranda, en artículo publicado por la BBC, señala que esa Oposición logró proyectar la imagen de ser una ¨movilización ciudadana¨ obteniendo por esta vía el rostro de ¨agrupaciones juveniles, pensadores de izquierda, dirigentes sindicales y políticos que empezaron su carrera en el mismo gobierno del actual presidente y que ahora están en la disidencia.¨ Se critica en el escrito de Miranda que el actual Vicepresidente es responsable de llevar la imagen al pueblo de que el liderato de Evo Morales ¨era irremplazable y que la continuidad del proyecto político oficialista dependía de su continuidad en presidencia.¨

Ahora bien, desde Bolivia surgen voces como la de Salvador Schavelson que señala que de esta derrota pueden surgir las bases para la apertura de un proceso interno democrático que le permita al Movimiento al Socialismo que dirige Evo Morales, ¨reinventarse para ganar las elecciones de 2019.¨

A pesar de esta derrota, la cual ciertamente se produce por un margen estrecho, el liderato de Evo Morales, frente al liderato de cada uno de los integrantes de las fuerzas opositoras por separado, no logra aproximarse al primero. De lo anterior se deduce la importancia para el MAS, no sólo de permitir el desarrollo de un nuevo liderato que de aquí a los próximos tres años y medio asuma la dirección del proceso político, sino además, que esa oposición que hoy se agrupó detrás del NO, no se agrupe en una fuerza política neoliberal y opositora que se imponga en las elecciones de 2019.

Boris Miranda, en un artículo previo a la consulta, publicado por la BBC bajo el título de ¨Referendo en Bolivia: 10 aspectos que cambiaron en la década que Evo Morales lleva como presidente¨, destaca del gobierno de Evo Morales lo siguiente: (1) Inclusión: ¨La Constitución de Bolivia que impulsó su presidente reconoce los ´usos y costumbres de los pueblos´ para la elección de diputados y la administración de la justicia¨; (2) Corrupción: Hasta recientemente el presidente boliviano señalaba que los pueblos indígenas eran ¨la reserva moral de la humanidad¨ afirmando que eran ¨incorruptibles¨. La realidad es que bajo su gobierno se han producido escándalos relacionados con la corrupción por parte de funcionarios y dirigentes del MAS, incluyendo la denuncia de que Gabriela Zapata, una exnovia del Presidente, se encontraba vinculada al tráfico de influencias en relación a una empresa china que logró contratos multimillonarios en Bolivia; (3) Estabilidad Política: Mientras entre 2001 y 2005 Bolivia tuvo cinco presidentes, durante sus diez años en la presidencia, Evo Morales ha propiciado un clima de estabilidad social; (4) Medios de Comunicación y libertad de expresión: Indica que según el presidente Morales, su principal oposición han sido los medios de comunicación. A pesar de ello, durante su mandato ha habido libertad de expresión sin que la prensa pueda reclamar persecución; (5) Crecimiento económico: Mientras en 2006 las reservas de Bolivia alcanzaban $3,000 millones, para esta década estaban en más de $15,000 millones. (6) Medio ambiente: En los años que van de 2005 a 2012, Bolivia incrementó de 11 a 98 las áreas reservadas a yacimientos petrolíferos, lo que representa cerca de un tercio de la superficie del país; (7) Grandes Obras: El teleférico de La Paz como instrumento de transporte público, la planta Samsung en el departamento de Chapare, el establecimiento de una planta Hyundai en La Paz y convenios de explotación del gas natural con la empresa rusa Gazpron. De una inversión extrajera en Bolivia en 2005 de $600 millones, en 2016 crecerá a $8,500 millones; (8) Justicia: Desde 2011 los bolivianos eligen sus autoridades judiciales, aunque sobre la administración de la justicia, existen fuertes y severas críticas; (9) Salud y Educación: Desde 2008 Bolivia es un país libre de analfabetismo; las embarazadas, menores de dos años y adultos mayores y personas con discapacidad, tienen un seguro médico y reciben bonificaciones especiales; con la ayuda de médicos internacionalistas cubanos se han practicado 650 mil curaciones y operaciones gratuitas de la vista; la deserción escolar se redujo a 1.5% y a nivel secundaria, se redujo de 11% a 2.5% en 2014; (10) Privilegios en las Fuerzas Armadas: Los mandos de las fuerzas armadas se han visto beneficiadas con cargos en el servicio diplomático, dirección de entidades públicas, contratos con el Estado e incrementos en su presupuesto, entre otras.

Dentro del marco de esta discusión, no podemos olvidar que en Bolivia existen fuerzas políticas en departamentos más hacia la región amazónica que a la Cordillera Andina, que nunca han renunciado a la secesión, es decir, a separarse de Bolivia como un estado unitario. A diferencia de la región andina, donde convive la mayor parte de la población indígena y cuya característica montañosa propende al aislamiento de las poblaciones, esta región oriental del país es distinta, tanto desde el punto de vista de su desarrollo económico, como desde el punto de vista étnico y productivo. Es la región de los grandes hatos ganaderos, la región de los grandes emporios madereros, es la región más europea del país y también la región que en el pasado ejercía el control económico y político del país. Desde ella surgió la consulta secesionista al margen de la Constitución mediante la cual se pretendió forzar un referéndum secesionista al comienzo del primer mandato de Evo Morales, principalmente desde los departamentos de Uro, Santa Cruz y Pando.

La reacción de Evo Morales al resultado de la consulta es la de revisar dónde a su juicio haya habido equivocaciones. Considera que existe el relevo a su liderato y que la base del MAS son los movimientos sociales, desde los cuales emergerá la respuesta. Refiriéndose a la derecha en Bolivia, indicó que se trata de las mismas fuerzas que promovieron y promueven la restauración del neoliberalismo en su país.

Ciertamente, a diferencia de hace una década y media, cuando América Latina despertaba de un largo letargo afianzado por cruentas dictaduras militares y donde desde el corazón de los pueblos afloraba la respuesta de un socialismo del Siglo XXI, hoy observamos el renacer de aquella misma derecha con una nueva cara, incluso con un nuevo discurso, pero con iguales intenciones. Los eventos ocurridos en Argentina, como antes los Golpes de Estado contra Zelaya en Honduras, o el Golpe parlamentario ocurrido en Paraguay, sumado al resultado de las elecciones parlamentarias en la República Bolivariana de Venezuela y el avance de la derecha neoliberal en Brasil e incluso en Ecuador, es la mejor confirmación a la tesis de que la lucha de clases es un fenómeno permanente.

En el desarrollo de los procesos sociales en América Latina, también todavía está muy lejos el cese de la intervención extranjera e imperial en un mundo donde los intereses geopolíticos imperiales son distintos a los intereses nacionales de nuestros pueblos, y dentro del marco de tales intereses nacionales, los intereses del pueblo trabajador y campesino frente a los intereses del capital y los sectores oligárquicos. En el caso de Bolivia, este fenómeno donde la oposición ha logrado nuclear un centro político para enfrentar al gobierno en el poder dirigido por Evo Morales, aún dentro de sus contradicciones internas, y aún contrario a la apuesta de que no lograrán mantenerse unida de cara a las elecciones de 2019, presenta la oportunidad para la reversión del proceso de cambios introducido por el MAS en este país. Más aún, este fortalecimiento temporal de la oposición política tiene el potencial de convertirse, como ocurrió en Venezuela, en un foco activo de confrontación política que en nada beneficiará al pueblo boliviano.

Ciertamente se impone la necesidad de revisar lo ocurrido. Sería fatal para el proceso, tras la presunción de que esa oposición carece de ¨un plan programático y solo quieren devolver al país al neoliberalismo¨, asumiendo la jerga del deporte del baloncesto, que el MAS y su dirección, se duerma en los tres segundos, permitiendo así que la bola cambie de cancha y, en consecuencia, pase a manos del equipo contrario.

 

Atropello en la imposición de la presidenta del Tribunal Supremo

minh

Denunciamos el atropello cometido por el Senado de Puerto Rico, al imponer  de manera desfachatada a la Licenciada Maite Oronoz como Jueza Presidenta del Tribunal Supremo.

En este caso sido evidente como pocas veces la manipulación político-partidista que se ha aplicado por décadas,  a la hora de designar jueces, tanto en el Supremo como en instancias inferiores de la rama judicial.

Lo  que era mandatorio en una designación como esta–para dirigir la Rama judicial por más de tres décadas-era un debate público, amplio y exhaustivo, sobre los méritos y capacidades de la nominada.

El resultado neto de este atropello es un descrédito mayor de la rama judicial e incluso el descrédito de la licenciada Oronoz, que se prestó para esta manipulación del Senado y el PPD.

La pretendida independencia de la rama judicial es una farsa. Lo cierto es que a la jueza Maite  Oronoz la impuso el PPD, todo con la obstinación de mantener un precario control sobre el tribunal supremo, en disputa con el PNP.

En realidad no hay tal supremacía en un tribunal supremo colonial, como lo podemos constatar cada vez que son el tribunal supremo de Estados Unidos, la corte de apelaciones de Boston o la corte federal estadounidense las entidades que deciden sobre diversos asuntos de nuestro País.

 

MINH: Condolencia por fallecimiento de Ramón Castro Ruz

ramon-castro

Mensaje del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), al presidente cubano Raúl Castro Ruz en condolencia por el fallecimiento de su hermano Ramón.

S. E.  Presidente Raúl Castro Ruz
República de Cuba

Estimado Presidente:

Reciba un saludo solidario y afectuoso para su hermano Comandante Fidel Castro Ruz, su familia y usted, ante el fallecimiento de su hermano mayor Ramón Castro Ruz.

La vida longeva de su hermano dedicado al hermoso oficio de trabajar la tierra es motivo de celebración y satisfacción para los pueblos que enfrentan tantos retos día a día en la lucha por la seguridad alimentaria.

Reiterando la solidaridad y afectos existentes entre nuestros pueblos, queda de usted,

Wilma E. Reverón Collazo
Copresidente

 

Los nuevos desarrollos en el conflicto en la República Árabe Siria

conf-seguridad

Escrito por Alejandro Torres Rivera / MINH

Durante los días 12 al 14 de febrero, se llevó a cabo en Baviera, Alemania, la Conferencia de Seguridad de Múnich donde asuntos relacionados con la seguridad y la defensa mundial fueron abordados por cerca de cuarenta países. El tema que mayor atención captó fue la situación en Siria, a pesar que temas como la situación de Ucrania, el balance armamentista y la situación de los refugiados también fueron temas de discusión.

En su discurso ante el pleno de la conferencia, Dimitri Medvedev, Primer Ministro de la Federación Rusa, indicó, tras afirmar la posición de su país de que es necesario preservar a la República Árabe Siria como un Estado unitario y prevenir su disolución por consideraciones denominativas, ¨que el mundo no era capaz de sobrevivir otra Libia, Yemen o Afganistán¨, en referencia a importantes conflictos provocados por Estados Unidos y sus aliados en las pasadas décadas. Refiriéndose a éstos, señaló que ¨las consecuencias de estos escenarios serán catastróficos para el Medio Oriente.¨ En referencia al conflicto en Siria afirmó que no deben haber condiciones previas para el desarrollo de conversaciones que lleven a un acuerdo entre el gobierno y la oposición, a la par que rechazó una intervención en tierra de actores ajenos y externos al conflicto.

Mientras discurrían las discusiones en esta conferencia, sin embargo, el Canciller de Arabia Saudita, Adel al-Yubeir, se expresaba indicando que el presidente sirio, Bashar al-Assad era un presidente ¨débil, está acabado y dejará su cargo¨. Afirmando que no tenía duda de ello, se informó el desarrollo de un ejercicio militar bajo el nombre de ¨Trueno del Norte¨ del cual participan cerca de 150 mil efectivos de Arabia Saudita, Jordania, Egipto, algunos países y monarquías de la península arábica y Sudán, consistente en maniobras terrestres, marítimas y aéreas. Tal ejercicio se visualiza como un entrenamiento conjunto para una eventual intervención directa de tales países dentro del conflicto sirio dirigido al derrocamiento del gobierno de Bashar al-Assad, lo que en definitiva fortalecería según su perspectiva la posición de la oposición en Siria, incluyendo claro está a ISIS. Es importante señalar que este ejercicio militar se produce en momentos en que el Ejército sirio ha logrado, con el apoyo de la aviación y fuerzas armadas rusas, milicias de Hezbolah y voluntarios iraníes provenientes de la Guardia Revolucionaria, importantes avances contra ISIS y el Frente Al Nusra en suelo sirio, logrando incluso la recuperación de importantes lugares estratégicos y ciudades como Alepo.

Sobre el particular, el Secretario del Consejo de Discernimiento de la República Islámica de Irán advirtió de ¨una guerra regional de gran amplitud si Arabia Saudita decidiera enviar tropas saudíes a Siria.¨ Señaló, además, que una situación de esta naturaleza propiciaría un enfrentamiento entre Rusia y Estados Unidos.

Para la Federación Rusa, sin embargo, sería intolerable que tal situación ocurriera. Como indica el Primer Ministro ruso, el fracaso en el proceso de normalización de la situación en Siria y otras áreas de conflicto, permitiría la ampliación del terrorismo a todo el mundo. El terrorismo, indica Medvedev, ¨es un problema de la civilización.¨

Comentando el desarrollo de esta conferencia de Múnich, Enrique Muñoz Gamarra, en un artículo titulado Nuevo Sistema Internacional exige que EEUU retroceda en Siria, presenta cómo a partir de 2010, el sistema unipolar que emergió con el final de la Guerra Fría y el desmembramiento de la Unión Soviética, hoy vuelve a tornarse en una correlación de fuerzas multipolar. Indica Muñoz Gamarra que mientras se desarrollaban en Múnich las conversaciones en torno a la seguridad y defensa mundial, el Secretario de la Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, y el Ministro de Defensa de Arabia Saudita Mohammed bin-Salman, se reunían para contener la ofensiva militar siria contra las fuerzas de la oposición. Señala también cómo mientras se habla de distensión, la OTAN enviaba el 12 de febrero de 2016 al puerto de Batumi en Adjaria, localizado en la ex república soviética de Georgia cuatro buques pertenecientes a las fuerzas navales de Estados Unidos.

Señala también el autor, que mientras en Múnich se hablaba del tema de la seguridad y la defensa, John Kerry, Secretario de Estado de Estados Unidos advertía el día 12 de febrero que ¨si el régimen de Al Assad no cumple con sus responsabilidades y si los iraníes y los rusos no cumplen sus promesas, ejerceremos una mayor presión sobre ellos.¨

Mientras tales acontecimientos se desarrollan, lo cierto es que ambos países, Estados Unidos y la Federación Rusa, han ido posicionándose de cara a una nueva Guerra Fría. Indica Muñoz Gamarra que desde el pasado año ambos países, abiertamente, han ido colocando buques de espionaje frente a sus costas, en el caso de Estados Unidos con los llamados ¨buques oceanográficos¨, hecho este que funcionarios del Pentágono a condición de anonimato, por ejemplo, han admitido a la cadena de noticia Fox News. También menciona el traslado, desde el 15 de septiembre de 2015 a la base de la Fuerza Aérea de Büchel, Alemania, de 20 bombas nucleares tipo B61. Indica, también que en septiembre de 2015 Estados Unidos ha hecho lanzamientos de prueba de misiles balísticos con un alcance de 6, 700 kilómetros (desde la base de Vanderberg, Los Ángeles hasta Islas Marshall) de tipo Minuteman 3; mientras en octubre realizó pruebas con un nuevo avión de combate modernizado tipo F-16V, así como pruebas de su sistema antibalístico desplegado en el Atlántico, mediante misiles lanzados desde Hébridas en Escocia e interceptado por el destructor USS Rose. En febrero de 2016 la OTAN desplazó hacia el Mar Negro cinco buques para colaborar con Grecia y Turquía.

Mientras esto ocurre, la Federación Rusa, dicho país ha emplazado en Siria misiles SSN-30 tipo Kalibr de largo alcance (de los cuales 26 fueron lanzados desde el Mar Caspio hacia objetivos localizados a 1,500 kms. en Siria), misiles antibuque Onix 3M55 y misiles cruceros anti submarinos 91RT y de gran alcance como el 3M54 contra objetivos en tierra. También en Siria, la Federación Rusa ha desplegado sistemas de interferencia o bloqueo de radares, misiles S-300 para el derribo de aviones; sistemas de intercepción de comunicaciones de largo alcance; sistemas de posicionamiento y navegación GLONASS y modernos aviones de combate, incluyendo aviones A-50 interceptores y aviones con misiles aire-aire, entre otras modalidades de armamentos. Igualmente la Federación Rusa ha reforzado sus efectivos militares en la frontera oeste y sur de su territorio. Todo ello apunta a un incremento en niveles de preparación militar, no solo para atender situaciones presentes, sino de manera preventiva, para atender escenarios futuros.

Ciertamente, en todo este entramado, se encuentran en juego intereses nacionales particulares, como es la situación interna que enfrenta el gobierno constitucional de Bashar al- Assad en Siria ante el conflicto promovido por Occidente a través de la llamada oposición siria, a la cual se suman organizaciones terroristas y mercenarias como el Frente Al Nusra (Al Qaeda en Siria) y el Estado Islámico de Iraq y Levante (ISIS); pero también se encuentran en discusión las políticas hegemónicas y de control de zonas de influencia, que también inciden en aristas relacionadas con la defensa militar entre unas potencias imperiales y otras, como es en la geopolítica de la región, la importancia que tiene para Estados Unidos, la OTAN, la Federación Rusa, e incluso para potencias regionales como Israel, Arabia Saudita, la República Islámica de Irán y Turquía, el desenlace de la situación en Siria e Iraq.

En un discurso pronunciado por Vladimir Putin en octubre del pasado año, el presidente ruso expuso su preocupación sobre los miles de combatientes del Estado Islámico que provienen de algunas de las ex repúblicas de la Unión Soviética y otras regiones de la Federación Rusa que hoy combaten en Siria e Iraq a favor del nuevo califato establecido por ISIS. Así las cosas, la preocupación que expresa Putin con relación a esos combatientes provenientes de Rusia, es la misma que expresa el gobierno chino ante el hecho de que se estima en más de 3,500 integrantes de la minoría étnica uigur que combaten junto al Estado Islámico en Medio Oriente. Se trata a juicio de Putin, de combatientes que una vez fogueados en combate en Siria e Iraq, regresarán eventualmente a sus lugares de origen donde continuarán su guerra, esta vez contra el gobierno ruso. Por eso la Federación Rusa se plantea aprovechar el respaldo al gobierno sirio cortando de raíz las posibilidades del Estado Islámico y sus combatientes en la región en sus intentos de ampliar su influencia.

Este mismo señalamiento fue reiterado por Medvedev en su reciente discurso en Múnich cuando señala que los terroristas hoy ¨desafían las fronteras estatales¨. Señaló, además, que ¨los terroristas y extremistas están tratando de esparcir su influencia no sólo a través del Medio Oriente y el Norte de África, sino también en toda Asia Central¨, algo que va a la médula de la seguridad interna de la Federación Rusa.

Un factor que es necesario traer a la discusión es la diferencia de la naturaleza en la intervención de la Estados Unidos y la OTAN en países como Libia y la propia República Árabe Siria, mediante políticas claramente violatorias de la soberanía nacional de estos Estados y cómo se ha producido la intervención rusa en el marco del conflicto sirio. Lo cierto es que más allá del debate de si responde o no al interés geopolítico de la Federación Rusa la estabilidad de un gobierno sirio con los sirios que afirmen su independencia nacional y su soberanía con relación a Estados Unidos y la OTAN, la intervención directa de Rusia en el conflicto sirio no ha sido impuesta por la fuerza de las armas sobre el gobierno sirio, sino que ha sido producto de un acuerdo de colaboración a partir de sus necesidades, entre el gobierno sirio y la Federación Rusa a partir de acuerdos de seguridad entre ambos países. En ese sentido, a diferencia de lo ocurrido en Libia, en Siria la participación rusa en el conflicto no ha violentado la legalidad internacional.

Noticias recibidas de los diferentes frentes de guerra demuestran que si bien la destrucción y los efectos de la guerra han causado en el pueblo sirio daños materiales y espirituales extraordinarios donde por ejemplo, se indica ya la muerte de un cuarto de millón de ciudadanos en cinco años de conflicto, el desplazamiento de más de 9 millones de personas dentro de su territorio y cerca 5 millones de refugiados fuera del país en una población antes del conflicto de unos 19 millones de personas; las fuerzas armadas sirias y sus aliados han logrado importantes avances que le colocan hoy, no en una defensiva estratégica, sino en una ofensiva estratégica sobre sus enemigos.

Está aún latente la posibilidad de una ampliación del conflicto con la entrada al mismo de países árabes encabezados por Arabia Saudita desde su frente sur, o como Turquía desde el norte, los cuales con el apoyo de ISIS y el Frente Al Nusra con el apoyo de Israel se empecinen en continuar su agresión contra Siria y a la larga fuercen un conflicto regional de dimensiones mayores. Esperamos que ese no sea el desenlace para el pueblo sirio, para los pueblos de la región y para la Humanidad toda.

 

El Cangrimán

/eeuu-imperialismo

Escrito por Héctor L. Pesquera Sevillano / Copresidente del MINH

Durante la primera mitad del siglo 20, el aparato imperialista ejercía su poder en Puerto Rico sin disimulos, sin intermediarios. Desde allá nombraban al gobernador de la isla, promulgaban leyes como la Foraker, la Ley Jones; expropiaban terrenos para establecer instalaciones militares, nos obligaban a ser carne de cañón en sus guerras y todo lo que les viniera en ganas.

Con el advenimiento de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en la década del 40 y el crecimiento del sector independentista en la isla, en Washington se vieron obligados a buscar un intermediario que defendiera sus intereses en Puerto Rico sin tener ellos que dar la cara. Así surgió el Estado Libre Asociado (ELA), el parapeto del imperialismo. De esa forma mataron dos pájaros de un tiro: representaron ante la comunidad internacional que ya Puerto Rico se debía sacar de la lista de territorios coloniales y diezmaron las filas del independentismo al dividir la membresía del PPD, en sus inicios independentista.

Cuando Luis Muñoz Marín declaró incompatible ser independentista y ser miembro del Partido Popular Democrático, muchos independentistas fundaron el Partido Independentista Puertorriqueño en el 1946. En las elecciones del 1952 el PIP obtuvo el 19% de los votos para ocupar un segundo lugar, sin considerar los miles de independentistas que se quedaron votando por el PPD y el 3.3% de los votos que obtuvo el Partido Socialista de Puerto Rico. El Partido Estadista Republicano obtuvo el 12.9%. Desde entonces, y con el ELA como intermediario del imperialismo, el independentismo ha ido mermando electoralmente hasta lo que representa hoy en el escenario electoral.

La jugada les funcionó durante las primeras décadas, pero el intermediario ELA ya no les sirve hoy. Se les desplomó ese disfraz. Gracias al descalabro fiscal, ahora tienen que dar la cara nuevamente, sin intermediarios. La Junta de Control Fiscal Federal es la cruda cara del imperialismo. Es colonialismo para la colonia. Su poder estaría por encima del Gobernador y de la Legislatura, las dos ramas electas por el voto directo del pueblo puertorriqueño. Independientemente de que eso nos guste o no, el problema es que el instrumento del ELA para gobernar y ocultar la colonia colapsó. Washington ya no confía en el PPD ni en el PNP para garantizar sus intereses en Puerto Rico. Y decidieron hacerlo ellos mismos, sin intermediarios.

Y repito, nos guste o no, la Junta de Control Fiscal Federal va a ser nombrada y va a gobernar en Puerto Rico. Hay algunos incautos que dicen favorecer el nombramiento de dicha Junta. Pero tan pronto empiece el Cangrimán a invalidar leyes aprobadas en la Legislatura, o a invalidar medidas del Ejecutivo que ellos entiendan que podrían perjudicar sus intereses, veremos a los arrepentidos en las líneas de piquete.

En este momento el pueblo de Puerto Rico no tiene la fuerza organizada para detener la imposición de la junta fiscal reguladora. Pero se nos presenta la oportunidad de luchar contra el imperialismo sin intermediarios, cara a cara. Ese escenario, que desde el nacionalismo albizuista no se nos presentaba, es una gran oportunidad para unir al pueblo puertorriqueño en la lucha por la descolonización e independencia.

En este momento la tarea principal de la vanguardia patriótica es prepararse para la lucha contra la Junta de Control Fiscal Federal. Aún no ha sido nombrada y ya hay miles de Populares y Penepés que la rechazan. ¿Para qué, se preguntan, celebrar elecciones en la isla si después va a venir una junta de Cangrimanes a decir que lo que diga el Gobernador o lo que se redacte en la Casa de las Leyes no vale nada?

Toda organización comunitaria, sindical, profesional, ambiental y política debe poner en agenda la discusión de qué hacer ante el nombramiento de la junta imperialista. Todo boricua, resida aquí o allá, debe preguntarse cómo va a lidiar con dicha realidad. El País se ve obligado a luchar unido contra el poder imperialista encarnado en la Junta.

Estamos ante una nueva coyuntura política. Se nos presenta una oportunidad de oro para crecer como pueblo, unidos mas allá de partidos o creencias religiosas, para acabar con el colonialismo y con la mentira imperialista. Como decía Don Pedro Albizu Campos: “No tenemos la fuerza para hundir sus fuerzas navales, pero tenemos la fortaleza para hundir su prestigio ante el mundo”.

Cangrimán: Vocablo utilizado en Puerto Rico para referirse a persona lista, con pocos escrúpulos, que se las agencia con trucos e inventivas para predominar. Viene del inglés “congressman”.

 

Independentistas se oponen a junta de control federal

minh-pesquera-wilma

Escrito por Agencia EFE

Los independentistas de Puerto Rico alzan su voz en contra de la decisión de Washington de imponer una junta de control federal que fije la política fiscal de la isla, al entender que profundiza en la relación colonial que rige entre ambos territorios.

Y es que según declaró hoy a Efe el copresidente del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), Héctor Pesquera, la deuda económica de 72,000 mil millones de dólares que acumula Puerto Rico debería recaer sobre el país norteamericano, ya que es el “administrador” de la isla desde la intrusión de sus tropas militares en 1898.

“Hay que ver quién le debe a quién, porque desde que invadió a Puerto Rico, EE.UU. todo lo que ha hecho es hacernos daño”, expresó Pesquera, al esgrimir sus argumentos para justificar su afirmación de que Washington en la responsable de la crisis que atraviesa la isla caribeña desde hace una década.

Pesquera indicó que al llegar a Puerto Rico, los norteamericanos se apropiaron de la mayoría de las tierras donde se sembraba café para impulsar la industria del azúcar, implantaron las leyes de cabotaje (que exigen que toda la mercancía importada viaje en barcos con bandera estadounidense) “que le cuestan a la isla más de 500 millones de dólares” y “esterilizaron a las puertorriqueñas sin su consentimiento” en la década de los 50.

Igualmente, mencionó que los estadounidenses bombardearon las islas Vieques y Culebra utilizándolas como campo para sus maniobras militares, pese a que las municiones contenían químicos que afectaron muy negativamente a sus respectivas poblaciones.

“Son tantos daños que nos han hecho, que son ellos los que nos deben a nosotros, pero sobretodo que nos hayan restringido la libertad. Esa es nuestra posición”, enfatizó el colíder del MINH, movimiento que impulsa la visión del educador y filósofo Eugenio María de Hostos, conocido como “El ciudadano de América”.

El Gobierno de Puerto Rico lleva meses pidiendo a Washington que le permita acogerse a la Ley federal de Quiebras, para poder declararse en bancarrota y reestructurar su deuda, como hizo en su día Detroit, ya que los intereses ligados a los 72,000 millones de dólares que debe se han vuelto “impagables”, según el gobernador, Alejandro García Padilla.

Debido a su peculiar estatus político (Estado Libre Asociado a EE.UU.) Puerto Rico carece que autonomía respecto a Washington en cuestiones macro, lo que da potestad a Washington para imponer, por ejemplo, la creación de la citada junta de control fiscal.

Por su parte, el grupo clandestino EPB-Macheteros (por Ejército Popular Boricua) reclama que se juzgue a los responsables de la deuda pública, a la vez que exhortó a los puertorriqueños “a olvidarnos de rencillas” para hacer frente a la crisis fiscal y económica de forma unida.

La organización reconoce en declaraciones publicadas hoy por medios locales que prevalece un ambiente de indiferencia en un sector de la sociedad, mientras que otro ha sido tomado por el desaliento “impidiendo la acción militante que es necesaria”.

“Puerto Rico tiene hoy una cita con la historia, ¿acudiremos todos como un pueblo o nos quedaremos al margen y permitiremos que los buitres destruyan el futuro del país, de nuestros descendientes?”, indica, asegurando que la “deuda no es del pueblo” y por lo tanto no la debe pagar la ciudadanía.

“Sobre la deuda impagable en que incurrieron, irresponsablemente e innecesariamente, los Gobiernos corruptos que hemos soportado durante más de 50 años”, esta agrupación reclama que “se juzgue a los responsables”, al tiempo que hace un llamado “a manifestarnos de la forma que cada cual crea mejor”.

Asimismo, el candidato a la alcaldía de San Juan por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Adrián González Costa, criticó las alternativas propuestas por alcaldesa de la capital, Carmen Yulín Cruz, que, aunque es del partido gobernante, también está en contra de la citada junta de control fiscal.

Entre las proposiciones de Cruz están que el Gobierno de EE.UU. elimine las leyes de cabotaje de Puerto Rico y que comience “un proceso de descolonización y libre determinación de los puertorriqueños”.

“El mero hecho de proponer como alternativas mecanismos en los que los puertorriqueños no tendríamos control o participación en la toma de decisiones sobre bienes y activos que son patrimonio nacional, como es el caso de una quiebra, es ofensivo de por sí”, sostuvo González Costa.

“Plantear el regreso de unas leyes que no tuvieron efecto real sobre la economía de Puerto Rico y que su permanencia también dependería del Congreso, es seguir consintiendo al colonialismo que es la causa de todos nuestros males”, añadió.

La causa justa de la excarcelación de la puertorriqueña Ana Belén Montes

ana-belen

Escrito por Alejandro Torres Rivera / MINH

«Ana Belén Montes fue detenida el 21 de septiembre de 2001. Acusada del delito de espionaje contra Estados Unidos en beneficio de Cuba, fue finalmente condenada en 2002 a cumplir 25 años de cárcel y cinco años adicionales de libertad vigilada por el delito de conspiración para espiar contra Estados Unidos, delito del cual se declaró culpable».

El 6 de febrero de 2004, en la Corte de Distrito Federal para el Distrito de Columbia, fue radicada una acusación (Indictment) contra Marta Rita Velázquez, conocida como Marta Rita Kviele o ¨Bárbara¨. Conforme al Cargo número Uno del pliego acusatorio, se alegó que Velázquez, una puertorriqueña nacida en Ponce, Puerto Rico, graduada de la Universidad de Princeton en Ciencias Políticas y Estudios Latinoamericanos, que posteriormente obtuvo el título de abogada en la Universidad de Georgetown en Washington y un grado de maestría en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad John Hopkins, había violado las disposiciones de las leyes federales en la modalidad de ¨Conspiración para cometer espionaje¨.

Indica la acusación que Velázquez trabajó para la Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos (USAID) ocupando distintas posiciones como abogada en Estados Unidos y América Central, en particular Nicaragua y Guatemala.

En la acusación de Velázquez, se indica que desarrolló una cercana amistad con Ana Belén Montes, una analista de la Agencia de Inteligencia de la Defensa de Estados Unidos, la cual también estudió en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad John Hopkins. Ana Belén Montes, nacida en Alemania de padres puertorriqueños, desde 1985 había comenzado a trabajar para dicha agencia como analista de inteligencia, desempeñándose a partir del año 1992 como especialista en asuntos cubanos. Como parte de las funciones llevadas a cabo en esos primeros años, Ana Belén Montes viajó a Cuba donde le fueron asignadas funciones dirigidas a estudiar el comportamiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba.

De acuerdo con la acusación, ambas realizaron tareas dirigidas a proveerle información clasificada por el gobierno de Estados Unidos como ¨secreta¨ o ¨altamente secreta¨ a agentes de inteligencia cubanos, que según Estados Unidos, comprometía su seguridad. La acusación de Velázquez la ubica como la persona que reclutó a Ana Belén Montes para llevar a cabo actividades de espionaje a favor de Cuba.  Es importante señalar que la información suministrada por Ana Belén Montes al gobierno cubano, a diferencia de otras situaciones en las cuales espías estadounidenses o de otros países han sido acusados por lo mismo, no hubo beneficio económico de clase alguna para ésta. Sencillamente, lo que sí hubo, fue un acto de desprendimiento y solidaridad de su parte hacia el pueblo cubano y su Revolución.

Además de la información suministrada a funcionarios cubanos, a Ana Belén Montes se le acusó de revelar la identidad de varios agentes estadounidenses que a su vez espiaban para Estados Unidos en perjuicio de Cuba. Entre la información que se imputa puso Ana Belén en conocimiento al gobierno cubano se encuentra la ubicación de un campamento clandestino de fuerzas especiales de Estados Unidos en El Salvador durante la guerra civil y la entrega de información relacionada con la proyectada invasión de Estados Unidos a Afganistán.

Ana Belén Montes fue detenida el 21 de septiembre de 2001. Acusada del delito de espionaje contra Estados Unidos en beneficio de Cuba, fue finalmente condenada en 2002 a cumplir 25 años de cárcel y cinco años adicionales de libertad vigilada por el delito de conspiración para espiar contra Estados Unidos, delito del cual se declaró culpable.

En su alegato ante el tribunal sentenciador, Ana Belén explicó que sus acciones fueron llevadas a cabo por consideraciones morales, principalmente dada la política de Estados Unidos contra el pueblo cubano. Solidarizándose con el proceso cubano hasta al límite de ofrendar su libertad personal por Cuba, en una reflexión hecha por la prisionera a más de una década de distancia de su arresto, a raíz del restablecimiento de las relaciones políticas entre ambos países, indicó que ¨el silencio sobre Cuba se acabará y los ciudadanos norteamericanos que acudan a la Isla verán la generosidad de los cubanos y vivenciarán personalmente lo que allí ocurre.¨ Sobre el futuro de las relaciones entre los dos  países,  ha indicado que no le importa ¨quién esté en el futuro; no es cuestión de nombres. Lo necesario es que haya Revolución Cubana siempre, a partir de la capacidad que se tenga para resolver los problemas.¨

Sobre los hechos que le han llevado a prisión, Ana Belén señaló que si se arrepintiera, se negaría a sí misma y se sentiría insatisfecha. A tales efectos expresó: ¨Siempre supe las consecuencias posibles de lo que hacía. Era un riesgo que tenía que correr… Hice lo que tenía que hacer.¨  De acuerdo con la prisionera política, al defender a Cuba, ¨también defendía al pueblo norteamericano.¨

En una entrevista efectuada estando en prisión por el periodista Conte Nieves, indicó que las condiciones bajo las cuales se encuentra son de extrema presión psicológica. De hecho, se le mantiene en una instalación correccional de máxima seguridad para personas afectadas emocionalmente, algunas de ellas con comportamiento violento. Indica que no tiene contacto con el mundo salvo el que se imagina. Aun así, sigue creyendo en la Revolución Cubana como una ¨utopía revolucionaria¨ que los cubanos supieron convertir en una realidad.

Describiendo su situación en prisión Ana Belén señala lo siguiente:

«Psicológicamente el internamiento tiene un impacto. Lo más importante es el no poder comunicarme con ninguna persona. Es por eso que tengo mis largos monólogos. Tengo a mi favor, aunque no es lo mismo, que estoy acostumbrada a vivir sola. Y hay algo interesante. En la sociedad norteamericana uno está rodeado de gente, pero en ocasiones está muy sólo. Por momentos a lo largo de la vida tuve esa vivencia. La sociedad norteamericana está llena de matices y uno de ellos puede ser la soledad ¨acompañada´ que en ocasiones se percibe. Estoy convencida de que el gobierno norteamericano quiere embotarme sensorialmente: que deje de escuchar, de sentir, de hablar, de oler, de ver y pensar. No lo van a lograr. Como todo ser humano a lo largo de mi vida he tenido mis momentos de desajustes, pero tengo la inteligencia suficiente para llamarme a capítulo y asumir autocontrol de mis acciones. Es un reto subsistir. Otros lo han logrado. Yo también lo lograré».

La historia de Ana Belén Montes es básicamente desconocida para el pueblo puertorriqueño. Se trata de una boricua que, habiendo accedido a altísimos niveles dentro de una de las estructuras de inteligencia de Estados Unidos, logró en el proceso sensibilizarse sobre la situación del pueblo Cubano y la política injusta de Estados Unidos hacia su Revolución. Ese desarrollo en su conciencia le llevó a desbordar la misma en solidaridad con la que la propia Ana Belén define como ¨la Isla¨, y proteger su Revolución como si fuera esa, en el decir de Hostos, su ¨Madre Isla¨. ¨Silenciarme no será posible¨, ha indicado Ana Belén. ¨Mi acto de compromiso con la Isla es un hecho imposible de desconocer¨. Por eso en la breve entrevista hecha por Conte Nieves, el corresponsal señala: ¨Ana nunca más estará callada. Siempre alguien en algún lugar del mundo tomará sus ideas para divulgarlas.¨

En su alocución ante el juez sentenciador, con voz firme y pausada, Ana Belén explicó el porqué de sus acciones. Por la importancia que le adjudicamos a sus palabras las transcribimos textualmente:

«Existe un proverbio italiano que quizá sea el que describe mejor la forma en lo que yo creo: Todo el mundo es un solo país. En ese ´país mundial´ el principio de amar al prójimo tanto como se ama a uno mismo resulta una guía esencial para las relaciones armoniosas entre todos nuestros ´países vecinos´.

»Este principio implica tolerancia y entendimiento para las diferentes formas de actuar de los otros. Él establece que nosotros tratemos a otras naciones en la forma en que deseamos ser tratados, con respeto y consideración. Es un principio que, desgraciadamente, yo considero nunca hemos aplicado a Cuba.

»Honorable, yo me involucré en la actividad que me ha traído ante usted porque obedecí mi conciencia más que obedecer la ley. Yo considero que la política de nuestro gobierno hacia Cuba es cruel e injusta, profundamente inamistosa. Me consideré moralmente obligada de ayudar a la isla a defenderse de nuestros esfuerzos de imponer en ella nuestros valores y nuestro sistema político.

»Nosotros hemos hecho gala de intolerancia y desprecio hacia Cuba durante cuatro décadas. Nosotros nunca hemos respetado el derecho de Cuba a definir su propio destino, sus propios ideales de igualdad y justicia. Yo no entiendo cómo nosotros continuamos tratando de dictar cómo Cuba debe seleccionar sus líderes, quiénes no deben ser sus dirigentes y qué leyes son las más adecuadas para dicha nación, ¿Por qué no los dejamos decidir la forma en que desean conducir sus asuntos internos, como Estados Unidos ha estado haciendo durante más de dos siglos?

»Mi mayor deseo sería ver que surja una relación amistosa entre Estados Unidos y Cuba. Espero que mi caso, en alguna manera, estimule a nuestro gobierno para que abandone su hostilidad en relación con Cuba y trabaje conjuntamente con La Habana, imbuido de un espíritu de tolerancia, respeto mutuo y entendimiento.

»Hoy vemos más claro que nunca que la intolerancia y el odio—por individuos o gobiernos—lo único que disemina es dolor y sufrimiento. Espero que Estados Unidos desarrolle una política con Cuba fundamentada en el amor al vecino, una política que reconozca que Cuba, como cualquier otra nación, quiere ser tratada con dignidad y no con desprecio.

»Una política como esa llevaría nuevamente a nuestro gobierno a estar en armonía con la compasión y la generosidad del pueblo estadounidense. Ella permitiría a los cubanos y estadounidenses el aprender cómo compartir unos con otros. Esto permitiría que Cuba abandone sus medidas defensivas y experimente cambios más fácilmente. Y esto permitiría que los dos vecinos trabajen conjuntamente y con otras naciones para promover la amistad y cooperación en nuestro ´país mundial´ y en nuestra ´patria mundial¨».

La causa de la lucha por la excarcelación de Ana Belén Montes es una lucha justa que debe ser abrazada por nuestro pueblo con  la misma intensidad que en el pasado hemos luchado por la excarcelación de otros prisioneros políticos. Después de todo, el acto de conciencia que le llevó hace más de una década a prisión ha sido reivindicado hace apenas catorce meses con el paso dado por los presidentes de Estados Unidos y Cuba dirigidos al inicio del proceso de restablecimiento de relaciones políticas entre ambos países.

Sumemos hoy nuestras voces en un reclamo firme al gobierno de Estados Unidos por la libertad de Ana Belén Montes.

Hora de desatar el nudo colonial

pr

Escrito por Noel Colón Martínez / MINH

Creo, como creen muchos puertorriqueños, que la actual crisis económica producirá como resultado necesario un cambio en las relaciones políticas y tal vez también económicas con Estados Unidos. Quizás el enfrentamiento dirigido a una solución política resuelva en parte el problema de cómo será la relación económica del futuro.

Me lleva a esta reflexión la reacción que percibo en muchos miembros del Partido Popular Democrático (PPD) que ante la situación que les ha creado la crudeza de la posición del Departamento de Justicia de Estados Unidos definiendo de forma diáfana cuál es la verdadera relación entre ellos y nosotros, un espeso velo de ignorancia o manipulación se ha caído y los ha dejado desnudos en plena calle. Han empezado a preguntar qué es eso del ELA soberano o que es la libre asociación. Se trata de gente buena que busca un refugio de dignidad.

Temo que del trauma que acaban de sufrir caigan de nuevo en la debilidad de tratar de oír lo que les gustaría oír de parte de sus muchos líderes mañosos. Algo que es necesario señalar de inmediato es que la soberanía de la libre asociación es una con letra mayúscula. No se trata de meras concesiones que según se dan por el Congreso se pueden quitar por otro congreso. Lo segundo es que el asunto de la libre asociación no es asunto del Congreso en primera instancia. Es un asunto del Presidente de Estados Unidos ejerciendo sus facultades constitucionales para concertar tratados.

Veamos los siguientes: Cuando Estados Unidos decidió salir del fideicomiso que le había asignado la ONU para administrar los territorios de la Micronesia luego de la Segunda Guerra Mundial y habiéndose aprobado por la organización la Resolución 1541(XV) que reconoció la libre asociación como alternativa de descolonización en 1960, se inició por la rama ejecutiva de Estados Unidos la discusión para convertir las islas en estados libremente asociados a Estados Unidos. Como consecuencia, la presidencia de Estados Unidos dio inicio a las negociaciones conducentes a transformar el anterior fideicomiso sobre las Islas Marshall y los Estados Federados de la Micronesia en una relación de libre asociación, creándose así, eventualmente, dos nuevos países con soberanía propia y representación internacional.

El 20 de febrero de 1985, el presidente Ronald Reagan le remitió al Congreso un proyecto de resolución conjunta que contenía el pacto de libre asociación cuya negociación el Presidente había culminado luego de catorce años de negociaciones que se habían extendido durante las administraciones de cuatro presidentes. El documento que el Presidente enviaba al Congreso era un tratado que había sido ya firmado por el embajador Fred M. Zeder en representación de Estados Unidos, el primero con los Estados Federados en octubre 1 de 1982 y el segundo con la República de las Islas Marshall en junio 25 de 1983. Los antiguos territorios firmaron por medio de sus representantes. En el proceso, Naciones Unidas participó, mediante observadores, de la aprobación de los acuerdos en una votación mayoritaria celebrada en los anteriores territorios en fideicomiso. Aparte de celebrar audiencias públicas relacionadas con la aprobación del pacto acordado por el Presidente con ambos territorios, el Congreso no tuvo ninguna intervención adicional salvo darle su aprobación a la Resolución Conjunta.

Los que ahora se encaminan a apoyar un ELA soberano o escuetamente una relación de libre asociación con Estados Unidos deberán examinar la experiencia de las dos naciones de la Micronesia que fueron creadas durante la década del ochenta del pasado siglo. Aunque la situación de Puerto Rico difiere de las islas del Pacífico en aspectos importantes, la creación de una relación de libre asociación en estos momentos no difiere en absoluto del que se vieron obligados a atravesar aquellas negociaciones. Los pactos de libre asociación son tratados productos de negociaciones concertadas por el Presidente de Estados Unidos, como ocurre con cualquier otro tratado internacional. Al final de la jornada, el Congreso aprobará o desaprobará el acuerdo sometido por el Presidente, mediante Resolución Conjunta.

El Partido Independentista Puertorriqueño ha lanzado una propuesta para incluir la soberanía y la estadidad como alternativas a ofrecerse al electorado en camino a resolver el problema de nuestro problema de estatus. Se trata de la soberanía en la independencia o la soberanía en un régimen de libre asociación. No se tratará de un mero cambio de nombre sino esencialmente de una manera esencialmente distinta de relacionarse dos naciones: Puerto Rico y Estados Unidos. Una manera para lograr que no exista ninguna intervención en sus asuntos y la otra con aspectos de su poder político negociado y limitado por un período de tiempo prefijado. Esa manera negociada se reconoció de manera muy insuficiente en 1978 cuando Rafael Hernández Colón, junto al entonces Embajador de Cuba en la ONU, Ricardo Alarcón, estuvieron dispuestos a colocar algunos elementos de una zapata que pudiera en el futuro producir una negociación camino al establecimiento de una relación de libre asociación entre Puerto Rico y Estados Unidos.

Esos primeros intentos, negociados de buena fe, fueron positivamente avalados por el Comité de Descolonización de la ONU en su resolución de ese año. El PIP no participó entonces en las conversaciones pero hoy da un paso al frente, en vista de que la mayoría de nuestro electorado en el plebiscito de 2012 votó mayoritariamente en favor de un cambio en las relaciones políticas. Así, se da otro paso afirmativo que nos puede mover a ponerle punto final al régimen colonial. Ahora todos nos debemos de cuidar de aquellos que sin entender lo que significa libre asociación estén moviéndose al soberanismo pensando que se puede, mediante un cambio meramente semántico, mantener básicamente sin alteración la actual relación política. Se me ocurre que la cláusula territorial de la Constitución de Estados Unidos y la no aplicación de dicha cláusula a Puerto Rico en el futuro, así como la retención o no de la ciudadanía de ese país si los cambios apuntan a la independencia o la libre asociación, son asuntos que nos obligan a una continua discusión pública que eduque al electorado de nuestro país sobre las complejidades de ambos temas.

Pienso que el mecanismo que debemos utilizar para nuestra descolonización sigue siendo la Asamblea Constitucional de Estatus. No creo que ningún plebiscito originado en nuestro país, ni aún originado en el Congreso de Estados Unidos, será respetado por el Congreso, o considerado vinculante en vista de la teoría de que un congreso, en términos generales, no obliga a un congreso posterior cuando se trata de mera legislación adoptada. “In the nature of a compact” aprobaron la Ley 600 en 1950 y acaban de lanzarla al canasto de desperdicios.

La Asamblea Constitucional de Estatus será tan eficiente y productiva como lo sea el material humano que la integre. Un proceso de intensa educación política tiene que preceder a su convocatoria. Sobre todo con relación a los temas de la ciudadanía y los temas de las futuras limitaciones que Puerto se fije a sí mismo en el caso de una libre asociación. Estos temas y otros muchos deberán ser auscultados con profundidad tanto por los que entiendan que la libre asociación es la solución como por los que entendamos que el régimen futuro nos debe garantizar un país de plenas libertades en la independencia. A esa gigantesca tarea deberá dedicarse la Asamblea Constitucional de Estatus.

El Pueblo de Puerto Rico tiene que dejarse oír fuertemente en sus demandas de soberanía política.

 

Momento histórico para edificar

minh-marcha

Escrito por Mikael E. Rosa Rosa / JH

Comprender la dialéctica de los procesos tiene que partir de la honestidad de las partes. Yo milito en el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano, organización que como muchas otras ha cometido errores y le ha tocado afrontarlos.

Ejemplo concreto fue la asamblea del pasado domingo, 31 de enero de 2016, donde luego de tres años de debates, discusiones y seminarios, se rearticuló nuestra política de alianzas en función del fortalecimiento y unidad del independentismo y la izquierda. Aun así, hay muchísimo más por hacer.

En varias reuniones y espacios he planteado a compañeras y compañeros que estamos en un momento histórico para comernos la carretera, pues por un lado tenemos la lucha de clases a su máximo esplendor, así como el colonialismo a viva voz.  Vemos  la disputa entre sacrificar los trabajadores/as versus los bonistas y por el otro el Congreso de EEUU diciéndonos con toda frescura, que pueden hacer con nosotros lo que les venga en gana. Inclusive me atrevo plantear que el capital en sus contradicciones y crisis nos ha facilitado el discurso. Demás está decir que se nos han dado las condiciones para deslegitimar y romper con el Partido Popular Democrático y el Partido Nuevo Progresista.

Tristemente la coyuntura agarró el independentismo y la izquierda desorganizados y tratando de rearticular un proyecto político. Las razones que nos han llevado hasta este punto son diversas y no le haría justicia al asunto si lo resumo aquí en dos líneas. Los que es evidente es que los jóvenes tenemos un rol fundamental en este proceso de refundar el independentismo y la izquierda.

Para bien o para mal, con o sin la totalidad de las herramientas, le toca a nuestra generación asumir un rol protagónico que fortalezca un proyecto político contestatario encaminado a la independencia y la justicia social. En esto es fundamental que nuestra militancia juvenil genere cultura de lucha en sus centros de estudio, se gradúe y vaya a la calle a concretizar trabajo político desde los distintos gremios y sectores comunitarios. El reto es grandísimo en un contexto donde los jóvenes profesionales están siendo expulsados sistemáticamente del país ante las condiciones laborales y de vida.

¿Entonces de dónde partimos? El contexto electoral crea efervescencia. Sin embargo tenemos que ser rigurosos, sensatos y honestos en este debate. Propongo que cambiemos el tono de la discusión. Tenemos que dejar de hablar sobre a quién endosar y reenfocar la discusión en cuanto a cuál es el proyecto político detrás del llamado al voto por uno u otro candidato o candidata. Proyecto político que tiene que considerar también organizaciones que no necesariamente participan de las elecciones.

Es momento de ver nuestros programas políticos para encontrar puntos de convergencias que nos permitan hablar al país desde la unidad. Sucede que por años eso es precisamente lo que nos han pedido los ciudadanos de a pie. Esos puntos de encuentro deben darse dentro de dos principios básicos que deben ser la descolonización y el anticapitalismo.

El llamado es a ver las elecciones como un evento dentro de un proceso más grande e importante. En esta ocasión no podemos permitir que el contexto electoral sirva para la destrucción. Contrariamente necesitamos utilizar el momento para edificar. Es el momento de la madurez política. Es el momento de la refundación para la acción conjunta.

La IV Cumbre de la CELAC efectuada en Quito, Ecuador

celac

Escrito por Alejandro Torres Rivera / MINH

El pasado 27 de enero fue aprobada, en Quito, Ecuador, la Declaración Política de la Cuarta Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Se trata esta organización de un esfuerzo de integración del cual participan al presente como Estados miembros 33 países de América del Sur, América Central y el Caribe que gozan del ejercicio de sus derechos soberanos.

La CELAC nos llega como legado de la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe, efectuada en México el 23 de febrero de 2010; y de la Cumbre Constitutiva de la CELAC, efectuada durante los días 2 y 3 de diciembre de 2011 en Caracas, Venezuela. Este esfuerzo de integración representa hoy para América Latina y el Caribe, la incipiente concreción del anhelado instrumento que por décadas reclamaron los pueblos del subcontinente americano. Incluye hoy un conglomerado de seres humanos que alcanza más de 590 millones de habitantes esparcidos en una superficie territorial que abarca más de 20 millones de kilómetros cuadrados.

La CELAC define sus órganos de dirección en la siguiente manera: (a) Cumbre de Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno; (b) Reuniones de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores; (c) Presidencia pro tempore; (d) Reunión de Coordinadores Nacionales; (e) Reuniones Especializadas; y (f) Troika. Esta última corresponde al país que cesa en la presidencia anual del organismo, en este caso Costa Rica, junto a la presidencia pro tempore del país incumbente el cual a partir de dicha reunión de enero de 2016 pasa a ser Ecuador y el país al que corresponderá en el período siguiente ejercer dicha presidencia, la República Dominicana. Para el año 2018 la presidencia pro tempore le habrá de corresponder al Estado Plurinacional de Bolivia.

Es importante destacar que las decisiones del organismo, en todos sus niveles, se toman por consenso. En situaciones en que es necesario hacer algún pronunciamiento urgente, se ha dispuesto que se tome por intermedio de la Presidencia pro tempore del organismo, en conjunto con los otros integrantes de la Troika.

Como instancia superior de integración latinoamericana y caribeña, la CELAC asume la representación del conjunto de Estados soberanos de América Latina y el Caribe en todos aquellos asuntos en los cuales la región deba representarse. Lo anterior incluye: (a) la Cumbre de América Latina y el Caribe con la Unión Europea; y (b) el Diálogo Ministerial Institucionalizado entre el Grupo de Río y la Unión Europea y los diálogos que haya mantenido al presente el Grupo de Río con terceros países en el marco de reuniones que se llevan a cabo al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas. En tal sentido, CELAC sustituye no solo al Grupo de Río, sino también a la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC).

Uno de sus principales propulsores y gestores de este esfuerzo, el presidente Hugo Chávez Frías, al describirlo en ocasión del mensaje escrito que enviara a la Primera Cumbre de CELAC, indicó lo siguiente: ¨La CELAC es el proyecto de unión política, económica, cultural y social más importante de nuestra historia contemporánea¨. Al hacer esta afirmación, utilizando palabras del Libertador Simón Bolívar, catalogó este esfuerzo como ¨la Nación de Repúblicas¨. Allí el comandante Hugo Chávez Frías advirtió:

¨Todo cuanto hagamos por la unidad no sólo estará justificado por la historia sino además se convertirá en el más luminoso legado que podamos dejarles a las nuevas generaciones. Igualmente, estaremos honrando activamente la memoria de nuestros Libertadores y Libertadoras. En la CELAC, como quería Bolívar, hemos vuelto a ser una sola Patria.¨

En ocasión de la Primera Cumbre de la CELAC efectuada en Chile, Puerto Rico fue el gran ausente. No obstante su ausencia no pasó inadvertida para los dignatarios que se dieron cita al evento. A tales efectos, el apartado 21 del pronunciamiento aprobado por CELAC en dicha Cumbre, titulado Declaración de Santiago de la I Cumbre de CELAC, señala:

¨Destacamos el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico y, al tomar nota de las resoluciones sobre Puerto Rico adoptadas por el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, consideramos que es un asunto de interés de CELAC.¨

Por su parte, el presidente cubano Raúl Castro Ruz en su discurso en aquel momento como nuevo presidente pro tempore del organismo indicó en una de sus intervenciones:

¨Nuestra comunidad estará incompleta mientras falte en ella el escaño de Puerto Rico, nación hermana genuinamente latinoamericana y caribeña que padece una situación colonial.¨

Esta expresión del presidente cubano, a su vez fue complementada con las declaraciones del presidente nicaragüense Daniel Ortega Saavedra, cuando indicó:

¨Nuestra solidaridad con el Pueblo de Puerto Rico, que sigue batallando por su liberación, por su independencia¨.

La suma de estas expresiones constituye el más claro mensaje de que para América Latina y el Caribe, la autodeterminación del pueblo puertorriqueño y su derecho a la independencia, debe permanecer como punto de discusión y resolución en la agenda de estos países hermanos.

Durante la Segunda Cumbre de la CELAC, llevada a cabo durante los días 28 y 29 de enero de 2014 en La Habana, Cuba, la inclusión del tema de Puerto Rico una vez más estuvo presente, particularmente a raíz de las declaraciones formuladas por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro en un acto celebrado en el Teatro Municipal de Caracas en ocasión del 55 Aniversario de la Revolución Cubana semanas antes. Allí Maduro, afirmó la intención de su gobierno de que Puerto Rico pudiera integrarse a dicho organismo regional

Conforme a sus disposiciones reglamentarias y constitutivas, CELAC es, hasta ahora, una instancia de unidad regional latinoamericana y caribeña reservada a los estados independientes y soberanos. Sin embargo, por mandato de su presidente, la República Bolivariana de Venezuela instruyó en aquel momento a su Canciller Elías Jaua, la preparación de un documento donde, a nombre de su país, le planteara a la CELAC la necesidad de la integración de Puerto Rico a dicha instancia. Maduro indicó en dicho evento:

¨Si nos consideramos hijos de Bolívar, hijos de Chávez de verdad, jamás saquemos de nuestro corazón la causa de la independencia de Puerto Rico.¨

Desde la constitución de la CELAC como instancia regional, en el apartado 23 del documento conocido como ¨Declaración de Caracas¨, titulado En el Bicentenario de la lucha de independencia, Hacia el camino de nuestros libertadores, el organismo expresó:

¨…reconociendo el derecho que tiene cada nación de construir en paz y libremente su propio sistema político y económico, así como en el marco de las instituciones correspondientes de acuerdo al mandato soberano de su pueblo, los procesos de diálogo, intercambio y negociación política que se activen desde la CELAC deben realizarse tomando en cuenta al Derecho Internacional, la solución pacífica de controversias, la prohibición del uso de la amenaza del uso de la fuerza, el respeto a la autodeterminación, el respeto a la soberanía, el respeto a la integridad territorial, la no injerencia en los asuntos internos de cada país, la protección y promoción de todos los derechos humanos y de la democracia.¨

Por su parte, en el apartado 25, se indica:

¨…es necesario continuar unificando esfuerzos y capacidades para impulsar el desarrollo sostenible de la región, concentrando los esfuerzos en el creciente proceso de cooperación e integración política, económica, social y cultural para así contribuir con la consolidación de un mundo pluripolar y democrático, justo y equilibrado, y en paz, despojado del flagelo del colonialismo y de la ocupación militar

Durante la Tercera Cumbre de la CELAC realizada en Belén, Costa Rica, el caso de Puerto Rico ante la comunidad internacional fue redimensionado con la determinación del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, de incluir como parte de la delegación de su país al presidente del Partido Independentista Puertorriqueño, el Lcdo. Rubén Berríos Martínez. En dicha ocasión, el presidente nicaragüense le cedió parte del tiempo que le correspondía a su intervención en el pleno de la reunión de los Jefes de Estado, para que consumiera un turno abogando por el derecho de Puerto Rico a su libre determinación e independencia y su reclamo de cese del colonialismo imperialista de Estados Unidos sobre nuestro país. Con tal intervención, la situación colonial de Puerto Rico y la denuncia a Estados Unidos como potencia colonial se proyectó a escala mundial.

En la denuncia, que hizo el dirigente independentista, estuvo además presente el reclamo por la excarcelación del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera, quien ya ha cumplido más de 34 años de prisión en cárceles del imperio, lo que igualmente resalta la situación colonial de Puerto Rico y su denuncia ante la comunidad internacional. La determinación del presidente nicaragüense de designar al presidente del Partido Independentista Puertorriqueño como asesor especial del gobierno de Nicaragua en asuntos de libre determinación y descolonización constituyó un nuevo desarrollo en estos desafíos internacionales, sobre todo tomando en consideración la Cumbre de las Américas a celebrarse más adelante, donde sí Estados Unidos habría de estar presente.

En la Declaración Política de Belén, en ocasión de la Tercera Cumbre de la CELAC, se incorporaron los párrafos 68, 69 y 70, donde se recogen señalamientos hechos en torno a Puerto Rico en Cumbres anteriores, a saber:

¨68. Reiterar el carácter latinoamericano y caribeño de Puerto Rico y, al tomar nota de las resoluciones sobre Puerto Rico adoptadas por el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, reiteramos que es un asunto de interés de CELAC.

 

69. Los países miembros de la CELAC nos comprometemos a seguir trabajando en el marco del Derecho Internacional, y en particular, de la Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas, del 14 de diciembre de 1960, para lograr que la región de América Latina y el Caribe sea un territorio libre de colonialismo y colonias.

 

70. Encomendar al Cuarteto de la CELAC para que, con la participación de otros Estados miembros que deseen sumarse a este mandato, presenten propuestas para avanzar en lo señalado en el párrafo 38 de esta Declaración.¨

En ocasión de esta Cuarta Cumbre de la CELAC, tales planteamientos fueron una vez más asumidos por el organismo internacional.

La Cuarta Cumbre de CELAC dedicó sus esfuerzos a los puntos consensuados por los Cancilleres de la CELAC, conforme a sus estatutos, en la reunión efectuada por éstos en noviembre de 2015, a saber: a) la reducción de la pobreza y las desigualdades; b) el fortalecimiento de la educación, la ciencia, la tecnología y la información; c) el consenso en torno a políticas relacionadas con el medio ambiente y el cambio climático; d) las gestiones para el financiamiento que promueva el desarrollo de la infraestructura y la conectividad entre los Estados afiliados; y e) el desarrollo y el potenciamiento de la CELAC como bloque regional. Como en otras ocasiones, también la CELAC permitió el espacio para escuchar planteamientos presentados por algunos Estados afiliados, como fue el caso de las preocupaciones de algunos países de la región del Caribe en torno al sistema financiero impuesto por países con economías más desarrolladas y para las cuales la CELAC debe procurar una aproximación uniforme. Lo mismo puede decirse sobre el desarrollo de enfermedades, efectos del cambio climático dentro del marco insular de algunos de ellos y el financiamiento de sus infraestructuras.

Un asunto sobre el cual se promovió un intenso debate fue el relacionado con la responsabilidad del organismo ante la situación presente en Haití en el contexto de nuevas elecciones y las políticas económicas de choque en algunos países de América del Sur.

En Puerto Rico, no ha faltado quien insatisfecho porque no hubieran señalamientos más contundentes sobre nuestra situación política y económica, lamenten que en esta Declaración sólo se repitieran aspectos de declaraciones anteriores. Nada más injusto a la hora de cómo tratar problemas muy complejos para América Latina y el Caribe y en torno a los cuales es necesario establecer consensos por los países miembros como precondición para ser abordados.

Si bien serían nuestros deseos que Puerto Rico como país pudiera ocupar un lugar pleno dentro de la CELAC, bajo los estatutos vigentes de la organización, lo anterior no es posible. La falta de soberanía política lo impide. Sin embargo, nada impide que desarrollemos esfuerzos dirigidos a que, a partir del propio reconocimiento de la CELAC de que Puerto Rico es parte de América Latina y el Caribe; de que América Latina y el Caribe debe ser un espacio libre de colonialismo; y de que los pueblos coloniales en América Latina y el Caribe tienen derecho a la libre determinación e independencia; quienes afirmemos las mismas, como son los casos de los movimientos y organizaciones que impulsan la liberación nacional en América Latina y el Caribe, tengamos un espacio como observadores dentro de la CELAC.

La idea no es nueva. Así fue el espacio ganado por Puerto Rico dentro del Movimiento de Países No Alineados y así fue la condición que mantuvo hasta la década de 1950 el Partido Nacionalista Puertorriqueño-Movimiento Libertador, en la ONU.

Todavía es necesario más trabajo y empeño en tal dirección, fundamentalmente en el seno de nuestro pueblo. Sin embargo, aun cuando no fuera así, ciertamente seguiremos empujando como pueblo hacia la concreción de tal realidad. Para ello, nos sirve como bandera de lucha las expresiones de Eugenio María de Hostos cuando trazó la ruta a seguir:

¨Aquellos de entre los puertorriqueños que vean más fondo en el porvenir, seguirán queriendo que Puerto Rico sea un Estado confederado de las Antillas Unidas en un todo político y nacional, y esos puertorriqueños saben que ni hoy ni mañana ni nunca, mientras quede un vislumbre de derecho en la vida norteamericana, está perdido para nosotros el derecho a reclamar la independencia, porque ni hoy ni mañana ni nunca, nuestra Patria dejará de ser nuestra.¨