Puerto Rico presente

cumbre

Por Héctor L. Pesquera Sevillano / Copresidente del MINH

Por vez primera la nación puertorriqueña estuvo representada en la Cumbre de Las Américas, celebrada recientemente en Panamá. Ejerciendo nuestro derecho a la “diplomacia de guerrilla”, el presidente del Partido Independentista Puertorriqueño, Rubén Berríos Martínez, estuvo entre los Jefes de Estado de todas las naciones de América.

Uno de los temas más escabrosos para los dignatarios manejar, aparte de Venezuela y el regreso de Cuba a la Organización de Estados Americanos (OEA), fue el tema colonial de Puerto Rico. La VII Cumbre de las Américas no contó con una declaración final de consenso por dos motivos: de una parte, la petición de los 33 países que componen la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) de apoyo a Venezuela para que Barack Obama derogara el decreto mediante el cual declaraba a Venezuela Bolivariana como un peligro para la seguridad interna de Estados Unidos, y en segundo lugar, el tema de Puerto Rico y nuestro derecho a la descolonización y a la autodeterminación.

La transformación de la OEA es evidente. Aunque todavía con gran influencia en la organización, Estados Unidos ya no manda en la misma. De hecho, Obama la pasó bastante mal durante los trabajos de la VII Cumbre. Ya Latinoamérica dejó de ser el patio trasero de Estados Unidos. Llegó el momento en que la soberanía de los pueblos se antepone ante la visión imperialista que motivó a esa nación a organizar la OEA hace varios decenios. Ahora se tratan en igualdad de condiciones, de tú a tú. Si fuéramos a marcar una razón, habría que mencionar la firmeza de Cuba en su derecho a la independencia y soberanía, el desarrollo de Venezuela Bolivariana durante los pasados años y el surgimiento de la CELAC como conclave de búsqueda de consensos y unidad latinoamericana y caribeña.

A pesar de la oposición de Estados Unidos, Puerto Rico estuvo representado por los dirigentes del PIP. Pero además, estuvo presente en la Cumbre el secretario de Estado de Puerto Rico, David Bernier. La presencia de Rubén Berríos acaparó la atención de los participantes de manera mucho más contundente que la del Secretario de Estado colonial.

El Presidente del PIP tuvo la oportunidad de plantearle al Presidente de Estados Unidos los reclamos de libertad de nuestro pueblo y la petición de excarcelación de Oscar López Rivera. Además, la campaña de excarcelación de Oscar recibió un respaldo regional importantísimo. Podemos concluir que Puerto Rico recibió el abrazo caribeño y latinoamericano que le corresponde y que Estados Unidos fue objeto del detente regional que ameritaba. Esta misma situación ocurrió, pero de manera más contundente, en la Cumbre Sindical y Social de los Pueblos que se celebró paralelamente en Ciudad de Panamá, con la participación de 3,500 delegados de toda nuestra región, incluyendo una amplia participación de Puerto Rico. Nuestra copresidenta Wilma Reverón Collazo, nos representó en dicho evento. (Ver artículo)

Las puertas de la Organización de Estados Americanos se abrieron nuevamente para Cuba. Venezuela recibió el respaldo inequívoco de sus vecinos. Y Puerto Rico recibió el abrazo de sus hermanos del Caribe y Latinoamérica. Estos son hechos históricos que tendrán sus repercusiones. El futuro nos dirá sus consecuencias políticas. Pero algo es seguro: la OEA ya no es el foro que funciona bajo la tutela absoluta y mandato de Estados Unidos. Se transformó y confiamos que para siempre.

Homenaje en su cincuentenario a la gloriosa Revolución de Abril de 1965 en la República Dominicana

dominicana

Por Alejandro Torres Rivera / MINH

Este 24 de abril se conmemora el 50 Aniversario de la Revolución Constitucionalista en la hermana República Dominicana. Cuatro días más adelante, como resultado de la intervención militar directa de Estados Unidos en el conflicto, el pueblo dominicano conmemorará también el inicio de la resistencia antiimperialista en dicha Revolución. Entonces, el pueblo en armas se lanzó a las calles de Santo Domingo defendiendo la soberanía nacional y enfrentando una vez más, por segunda ocasión en su historia patria, a las hordas invasoras estadounidenses.

La Revolución Constitucionalista se prolongó por varios meses, extendiéndose parcialmente a algunas otras localidades fuera de la Capital. Finalmente, el 31 de agosto de 1965, fue suscrita el ¨Acta Institucional¨. Con ella concluyó la insurrección cívico militar librada por el pueblo dominicano dirigida a restablecer el orden constitucional usurpado por las Fuerzas Armadas tras el golpe dado al presidente Juan Bosch Gaviño en 1963. Al final del conflicto armado, más de 3,500 dominicanos habrían ofrendado sus vidas en esa lucha patria.

Los antecedentes al golpe militar, sin embargo, tenemos que trazarlos, sin perder las perspectivas de las circunstancias que vivió la República Dominicana, a partir del año 1930. Fue en ese año cuando Rafael Leónidas Trujillo Molina asumió el poder político en el país concluida la primera intervención militar estadounidense, que se prolongó entre los años 1916 a 1924.

Con Trujillo en el poder dio inicio una de las más cruentas dictaduras en la historia de este país y ciertamente de América Latina. Ésta se prolongó por poco más de tres décadas. Durante esos años, en medio de una orgía de sangre y muerte que costó la vida de más de 50 mil personas, Trujillo se apropió de la vida, de las instituciones de gobierno y de la economía del país, estableciendo un monopolio total sobre la República Dominicana del cual los únicos beneficiarios eran él, su familia y sus colaboradores más cercanos.

La represión de la Dictadura contra toda voz disidente fue tal, que miles de dominicanos y dominicanas fueron torturados, asesinados o forzados a abandonar el país en aras de proteger sus vidas y esperanzas. Su gobierno, sostenido y legitimado por Estados Unidos, instauró una política racista, particularmente contra el pueblo haitiano, con el cual la República Dominicana comparte la isla de la Española. Como parte de las medidas aplicadas por la Dictadura contra los haitianos residentes en la frontera entre los dos países, las Fuerzas Armadas dominicanas, entre el 28 de septiembre y 8 de octubre de 1937, llevaron a cabo el genocidio de entre 15 mil a 20 mil haitianos en lo que se conoce como la ¨Masacre del Perejil¨, muchos de los cuales fueron asesinados a machetazos.

La Dictadura de Trujillo comenzó a desmoronarse finalmente, luego de languidecer por varios años, a raíz del ajusticiamiento del dictador llevado a cabo por opositores dominicanos mientras éste se desplazaba en su vehículo desde la capital hacia la ciudad de San Cristóbal, lugar donde tenía su residencia vacacional.

Fueron muchos y diversos los esfuerzos e intentos de patriotas dominicanos para el derrocamiento de la Dictadura, como también fue pródiga la solidaridad internacional brindada a los patriotas dominicanos.

Durante décadas nuestro territorio nacional, al igual que el de nuestra hermana Cuba, recibieron cientos de exiliados dominicanos, muchos de los cuales hicieron toda una vida ya fuera en suelo puertorriqueño como cubano. Desde el exilio, muchos de ellos se integraron a las luchas antitrujillistas que desde el exterior contribuían a sostener la resistencia interna a la Dictadura. Aquí en Puerto Rico personas como César Romero, Ángel Miolán, Germán Ornes, Leovigildo Cuello Hernández y su esposa Carolina Mainardi y el Dr. Emiliano Nina, por solo mencionar algunos entre tantos otros, dejaron impresa su huella como exiliados, como patriotas y como luchadores que nunca renunciaron ni claudicaron en sus principios.

Otros dominicanos revolucionarios participaron también de manera directa, no solo en la lucha antitrujillista, sino que sumaron sus esfuerzos en forma organizada a la lucha de nuestro pueblo por su liberación nacional como parte de la lucha por la independencia.

Las huellas de ese exilio antitrujillista en Puerto Rico, dentro de sus complejidades y contradicciones inevitables, las narra en su libro Exilio y memoria en la era de Trujillo, el Dr. Walter R. Bonilla. Se trata de la interpretación del valioso testimonio legado por escrito por algunos de estos luchadores de sus realidades existenciales y materiales, así como también de sus vicisitudes y esperanzas. El Dr. Bonilla nos ofrece también en otros libros igualmente interesantes y abarcadores del periodo postrujillista, importantes datos sobre la insurrección constitucionalista de abril de 1965 y el papel oficial desempeñado por Puerto Rico en esos tiempos como parte de la política que orientaba el Partido Popular Democrático, Luis Muñoz Marín y el Departamento de Estado de Estados Unidos. El primero de estos otros libros titulado La Revolución de Abril y Puerto Rico y el segundo, La Revolución Dominicana de 1965 y la participación de Puerto Rico, constituyen textos imprescindibles para el entendimiento de este período de nuestra historia y las relaciones exteriores que llevó a cabo el gobierno de Puerto Rico bajo el ala imperialista.

La Doctora Evelyn Vélez Rodríguez, en su libro Puerto Rico: Política exterior sin Estado soberano 1946-1964, en su Capítulo VII, detalla la animosidad existente ente las figuras de Trujillo y el Gobernador Luis Muñoz Marín, así como la gran preocupación que para la Dictadura representaba Puerto Rico como ¨centro de operación de la organización opositora antitrujillista, el Partido Revolucionario Democrático (sic) Dominicano, el cual fue creado en La Habana en 1939¨.

Otro texto sin publicar aún, pero no por ello menos interesante, resulta ser el trabajo ensayístico preparado por el amigo Orvil Miller, titulado Los dominicanos y Albizu Campos. Se trata de un relato familiar donde el autor recoge sus vivencias en torno a la persona del Dr. Leovigildo Cuello Hernández y su esposa, doña Carolina Mainardi de Cuello. Sobre este matrimonio gira también el capítulo cuatro del primer libro citado del Dr. Bonilla donde a través de esta familia, se nos inserta en la experiencia del grupo expedicionario que desembarcara en 1947 en Cayo Confites para el desarrollo de la lucha armada contra la dictadura trujillista.

Luego de un período con varias iniciativas políticas en la transición a la llamada ¨democracia¨ en la República Dominicana, caracterizadas por huelgas generales de la población; así como con golpes y autogolpes entre los sectores sobrevivientes de la Dictadura; se produjeron las elecciones de 20 de diciembre de 1962. En ellas, Juan Bosch Gaviño, como candidato del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), derrota a Viriato Fiallo, el candidato de la Unión Cívica Nacional (UCN). En el triunfo de Bosch jugaría un papel importante el uso de la radio como vehículo principal de comunicación con los sectores populares.

A la toma de posesión de Juan Bosch asistieron como símbolo del ¨nuevo periodo¨ que se iniciaba, los presidentes Rómulo Betancourt de Venezuela, José Figueres de Costa Rica y el gobernador Luis Muñoz Marín de Puerto Rico, quienes junto con Bosch representaban la llamada ¨izquierda democrática latinoamericana¨.

En el corto tiempo que duró el gobierno encabezado por Juan Bosch, se produjeron en 1963 dos acontecimientos importantes: la aprobación el 29 de abril de la Constitución de la República Dominicana, y la Reforma Agraria de 16 de mayo. Mediante la primera, se consignaban nuevos derechos ciudadanos en la República Dominicana; mediante la segunda, se aspiraba a dotar de tierras al campesinado dominicano, limitando así el poder de la oligarquía.

La joven ¨democracia representativa¨ fue tronchada por un nuevo Golpe de Estado militar el cual instaura un Triunvirato. Desde el interior del país surge una fuerte resistencia popular, movilizaciones y acciones guerrilleras; mientras desde el exilio en Puerto Rico, los presidentes del PRD, Juan Bosch; y del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Joaquín Balaguer, firman aquí el 30 de enero de 1965 el ¨Pacto de Río Piedras¨, donde se establece el compromiso de impulsar el regreso inmediato a la constitucionalidad.

El 24 de abril de 1965, estando aún Juan Bosch refugiado en Puerto Rico bajo la protección de Luis Muñoz Marín, se produjo un levantamiento por algunas de las unidades militares de la capital dominicana que proclamaban el regreso a la Constitución de 1963; mientras que José Francisco Peña Gómez, dirigente del PRD en la República Dominicana, hacía un llamado en la radio al pueblo a tomar las calles proclamando el fin del Triunvirato. La negativa de los integrantes del Triunvirato a abandonar el poder y el reconocimiento de que en dos importantes destacamentos militares, los soldados, proclamando el regreso a la Constitución de 1963 se habían alzado, lanzó a las calles a la población en armas contra el gobierno ilegítimo. De inmediato, otro sector de las Fuerzas Armadas, dirigido por el General Elías Wessin y Wessin repudiaba el levantamiento cívico-militar y rechazaba el regreso a la Constitución.

El 26 de abril tropas del Centro de Educación de la Fuerza Aérea (CEFA) de la Base San Isidro salieron a bombardear la Capital, incluyendo el Palacio Nacional, mientras las tropas de Wessin y otros mandos militares se aprestaban a un asalto sobre Santo Domingo mediante el desplazamiento de unidades blindadas hacia el Puente Duarte donde la población se había agrupado para impedir el acceso por tierra de los militares a la ciudad.

Varios oficiales constitucionalistas bajo la dirección de un Coronel de nombre Francisco Alberto Caamaño Deño, que antes se habían interesado por la intervención del embajador de Estados Unidos, evitando un derramamiento mayor de sangre en el conflicto, ante la negativa del representante de Estados Unidos de intervenir, mientras el presidente provisional del gobierno constitucionalista se refugiaba en la Embajada de Colombia, se dirigieron a organizar al pueblo para la defensa del Puente Duarte. Ese Coronel, que junto a otros combatientes constitucionalistas organizaron la defensa del pueblo y el repliegue de las unidades provenientes de la Base de la Fuerza Aérea de San Isidro, se convirtió en aquel momento en símbolo de la defensa de la soberanía nacional del país y en portaestandarte del respeto a la Constitución derogada por los golpistas. Varios días después, el Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó juró como nuevo Presidente Constitucional provisional en momentos en que a partir del 28 de abril, la Capital dominicana era objeto de una invasión por parte de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. En la operación militar estadounidense participaron 42 mil efectivos provenientes de la Infantería de Marina y de la 82 División Aerotransportada.

La resistencia de los militares constitucionalistas y el pueblo en armas frente a la invasión norteamericana y frente a los militares golpistas, como indicamos antes, se extendió hasta el 31 de agosto, fecha en que las partes beligerantes suscriben el ¨Acta Institucional¨ que puso fin a la guerra. El 3 de septiembre Caamaño renunciaría a su cargo como Presidente provisional, asumiendo la dirección del país, Héctor García Godoy con la encomienda de reconstruir el Estado disuelto tras el Acta y organizar el regreso a un Gobierno Civil electo por el pueblo.

En su mensaje al país, con el mayor decoro y con el reconocimiento por parte de decenas de miles de dominicanos que se reunieron para escuchar su último mensaje como presidente Caamaño, fue enfático al señalar que si bien en el esfuerzo heroico del pueblo dominicano por restaurar el orden constitucional y la soberanía nacional de la patria dominicana no habían podido vencer, tampoco el pueblo dominicano había sido vencido. La agenda de la Revolución gloriosa de abril de 1965 estaría aún incompleta. A partir de entonces, comenzó un amplio y represivo proceso de desarme de la población combatiente en el sector constitucionalista.

Muchas fueron las intrigas y conspiraciones que se fueron anudando por parte Estados Unidos, países de la región y su ¨Ministerio de Colonias¨ en el mejor decir del Canciller de la Dignidad Cubano, Raúl Roa, la Organización de Estados Americanos.

El 16 de julio de 1966 Joaquín Balaguer, un ex-Vicepresidente del país bajo la Dictadura de Trujillo, en elecciones amañadas y realizadas con la intervención directa del Departamento de Estado de Estados Unidos, donde el Gobierno de Puerto Rico fungió como instrumento útil y testaferro de los intereses de Estados Unidos, derrotaría a Juan Bosch.

En los doce años durante los cuales se prolongaría la presidencia de Joaquín Balaguer, este siniestro personaje, sobreviviente de la dictadura trujillista, aseguraría para Estados Unidos la protección de sus intereses e inversiones; y claro está, asumiría la represión contra las fuerzas de la izquierda dominicana, las cuales cobrarían la vida de múltiples luchadores constitucionalistas que sobrevivieron la Guerra de Abril junto a una nueva camada de jóvenes luchadores, sumando cientos de ellos los encarcelados, torturados, desaparecidos y exiliados.

La República Dominicana, como lo es también la República de Cuba, son para nosotros los puertorriqueños, países hermanos que desde hace mucho más de dos siglos vienen compartiendo entre sí su historia, sus dificultades, sus anhelos de mejoramiento colectivo y sus ansias de libertad. Por eso, fechas como las que representa la gesta gloriosa de la Revolución de Abril de 1965, no pueden desaparecer de la memoria colectiva de nuestros pueblos.

Hace ya cerca de tres décadas, conversando con un campesino dominicano del entonces Movimiento Campesino Independiente, comparábamos con él la fortaleza y voluntad del pueblo dominicano en su resistencia y lucha contra la opresión de la oligarquía dominicana y el imperialismo estadounidense. La respuesta recibida de la voz de aquel campesino fue breve. Tras una pausa me dijo: ¨Ah compadre, lo que sucede es que a ustedes los puertorriqueños, los yanquis lo que le han dado son cuartos, a nosotros lo que nos han dado es plomo.¨

Si bien aquí en Puerto Rico existen múltiples ejemplos de heroísmo entre nuestros luchadores, el respeto que debemos a la capacidad de lucha y perseverancia del pueblo dominicano en su afán por construir un país realmente libre de la opresión y de las políticas injerencistas imperiales, debe también constituirse para todos nosotros en un referente necesario para nuestras luchas futuras. Quizás, la letra del himno nacional de este hermano pueblo deberíamos también hacerla nuestra, particularmente en la expresión que indica: ¨Mas Quisqueya, la indómita y brava / siempre altiva la frente alzará; / que si fuere mil veces esclava / otras tantas ser libre sabrá.¨

¡Larga vida y honra a los caídos en la ¨Trinchera de Honor¨ en la Gloriosa Revolución de 1965 en la República Dominicana!

700

naufragio

Por Julio A. Muriente Pérez / Copresidente del MINH

«Son hombres y mujeres como nosotros, hermanos que buscan una vida mejor; hambrientos, perseguidos, heridos, explotados, víctimas de guerras… Hombres y mujeres como nosotros. Buscaban la felicidad.» -Papa Francisco ante el naufragio ocurrido cerca de las costas de Libia, que costó la vida a setecientos africanos.

África es el continente que cuenta con las mayores riquezas naturales del planeta. Paradójicamente, es también el continente más empobrecido, en el que viven millones de personas en la miseria, la subalimentación, el analfabetismo y la insalubridad.

Prácticamente nunca nos llega una noticia alentadora de alguno de los países africanos. Conflictos armados y actos de terror en Libia, Egipto, Kenya, Somalia, Nigeria, Túnez y Chad; genocidio en el Sahara Occidental; ébola en Sierra Leona; Liberia y Costa de Marfil; hambrunas, sequías, diamantes sangrientos, enfrentamientos raciales; muerte y sufrimiento.

Un barco destartalado, cargado de africanos, acaba de hundirse cerca de las costas de Libia. Se habla de setecientas personas ahogadas. No iban de paseo. No se trata de un crucero. No eran turistas. Eran setecientos africanos huyendo desesperadamente de su tierra, intentando zafarse de la vida terrible que les ha tocado vivir, esperanzados en poder llegar al otro lado del Mar Mediterráneo, a ese otro continente llamado Europa, obscenamente rico y opulento.

Espantoso como pueda parecer, se trata apenas del episodio más reciente del naufragio de una embarcación cargada  de ciudadanos de diversos países de África, que se obstinan—la miseria y el mal vivir generan una suerte extraña de obstinación— en cambiar su suerte, sin importar los riesgos.

Muchos no llegan a la otra orilla; pero si llegan, de ninguna manera son bien recibidos. De inmediato son regresados a su miseria cotidiana. Europa no quiere africanos, negros, miserables, enfermos, analfabetas, hambreados.

Durante los siglos diez y seis al diez y nueve esa misma Europa trasladó, en calidad de esclavos y en condiciones terriblemente infrahumanas, a más veinte millones de seres humanos robados al continente africano. No fueron tratados como humanos, sino subhumanos-animales que serían forzados a trabajar la tierra, en las minas y los bosques, y generarían inmensas riquezas a cambio de casi nada.

Así se hizo rica Europa. Entonces, cuando surgieron otras fuentes de energía que sustituyeron al esclavo y a la bestia—con la Revolución Industrial, a partir de la segunda mitad del siglo diez y ocho— África sería valiosa como gran fuente de recursos naturales y como mercado para el consumo de los bienes producidos en Europa. Primero fue saqueada de su gente. Luego lo sería del oro, los diamantes, los metales preciosos, las maderas; todo.

Y así llegamos al siglo veintiuno, a un continente cuyos desesperados habitantes, ciudadanos del continente más rico y más saqueado, se lanzan despavoridos al mar, en la creencia de que al otro lado—precisamente en la tierra de quienes les han robado hasta el alma por siglos y hasta hoy— van a encontrar algún consuelo, alguna sanación a su dignidad maltrecha.

De estos setecientos hemos tenido noticia, porque había cerca un barco portugués que fue testigo de la tragedia. A muchos otros—muchos miles—se los ha tragado el mar.

Vergüenza debiera darle a Europa, tan arrogante y creída, que se ha lucrado por siglos del saqueo del mundo. Vergüenza debiera darle a ese cínico primer mundo que encabeza Estados Unidos, cuyos tesoros nacionales están manchados con la sangre de millones de africanos, esclavizados, empobrecidos, llevados a la nada en pleno siglo veintiuno.

Para los pueblos hermanos de África, cuya sangre llevamos en nuestras venas afroantillanas, nuestros sentimientos más profundos de solidaridad.

MINH rememora el 50 aniversario de la muerte de Don Pedro Albizu Campos

albizu

Por Movimiento Independentista Nacional Hostosiano

Hoy 21 de abril se cumplen cincuenta años de la muerte de Don Pedro Albizu Campos, una de las figuras más importantes de la historia de Puerto Rico.

Don Pedro es el símbolo más alto de compromiso con la lucha por la independencia de Puerto Rico, de dignidad patriótica, valentía y arrojo.

Si la Nación puertorriqueña ha prevalecido en los corazones de nuestro Pueblo, ha sido en buena medida a la entrega singular de Don Pedro y del Partido Nacionalista que el presidiera, aun al precio de enormes sacrificios, de represión, prisión y muerte.

Hoy recordamos a Don Pedro Albizu Campos y le reconocemos como guía e inspiración de las nuevas generaciones, continuadoras de la causa emancipadora que de la que el fuera dirigente sin par.

La Cumbre de las Américas y el Alba de los Pueblos

cumbre

Por Wilma E. Reverón Collazo / Copresidenta del MINH

En días pasados, del 8 al 11 de abril, sesionaron en Ciudad de Panamá varios eventos relacionados a la VII Cumbre de Las Américas: la oficialista Cumbre de las Américas patrocinada por la Organización de Estados Americanos, (OEA) donde participaron los gobiernos representados por sus Jefes de Estado; la Cumbre Social de la OEA, cuyos participantes fueron escogidos o rechazados por una llamada Red Panameña de Derechos Humanos con cuatro foros, el social, el empresarial, el de los rectores y el  de la juventud;  y paralelamente la Cumbre Sindical y Social de los Pueblos. Hay que señalar que estas cumbres marcan un antes y después por las razones que explico a continuación.

LA PARTICIPACIÓN DE PUERTO RICO

Desconozco qué participación ha habido, si alguna, de representantes puertorriqueños en cumbres anteriores. En estas cumbres hubo representación de Puerto Rico en casi todas ellas. En la Cumbre de los Jefes de Estado participaron, como asesores del Presidente de Nicaragua Daniel Ortega, tres compañeros del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Rubén Berríos,  Fernando Martín y la Senadora María de Lourdes Santiago. Se me ha indicado que el Secretario de Estado de Puerto Rico, David Bernier, participó en la Cumbre de los Rectores.

oscarEsta representación del PIP  pudo interactuar con los jefes de Estado, incluyendo el Presidente de EEUU Barack Obama, con el cual Berríos tuvo un breve intercambio al saludarse. Esa fotografía ha recorrido las redes llamando así la atención al tema de la descolonización de Puerto Rico. Recordemos que en enero en San José, Costa Rica, ya Berrios había tenido la oportunidad de dirigirse a los Jefes de Estado de América Latina y el Caribe en ocasión de la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Aunque esa intervención fue ignorada por los medios estadounidenses, en esta ocasión no pudieron obviar la presencia de Puerto Rico y el tema de descolonización por ese breve encuentro.

Resalta el hecho de que los intentos de EEUU por excluir a la delegación independentista fueron muy  débiles, ya que al denunciarse la negativa de otorgale credenciales rápidamente cambió la orden y se les permitió acceso a la cumbre. De EEUU haber querido que se excluyera la delegación del PIP, tiene el poder político para hacerlo. Nos preguntamos entonces a qué obedece la decisión política de aceptar su presencia: ¿representar ante la comunidad internacional una apertura democrática a la posición independentista, a pesar de 116 años de represión y persecución? ¿Bajarle el tono a la denuncia de la exclusión del PIP para llamar la menos atención posible? Habrá que preguntarle al Secretario de Estado de EEUU.

minh-musEn la Cumbre Sindical y Social de los Pueblos participamos nueve (9) compañeros(as) en representación de Puerto Rico: por los sindicatos se encontraba el compañero Luis Pedraza Leduc de PROSOL; por los movimientos sociales participamos Angélica Acosta del Frente Socialista, digna representante de nuestros jóvenes; el Movimiento Unión Soberanista (MUS) llevó una delegación de seis compañeros(as), su Presidente, María de Lourdes Guzmán, su Vicepresidenta, Rosabel Bell  y los compañeros Héctor Alejandro,  Adalberto Chevre, Reinaldo Martínez y Luis Ibrahym Casiano.  El profesor Carlos Pérez, intelectual puertorriqueño especialista en las negociaciones de los tratados Torrijos-Carter, fue invitado especial de la cumbre. La que escribe fue en representación del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH).

La Cumbre de los Pueblos tuvo una asistencia histórica: se inscribieron 3,500 delegados representando la casi totalidad de los países de América Latina y el Caribe. Estaban participando mujeres, sindicatos, organizaciones estudiantiles, partidos políticos, organizaciones de base comunitarias, afrodescendientes, pueblos originarios, intelectuales, y toda la diversidad de la Patria Grande. La Cumbre contó con quince (15) mesas de trabajo que cubrían todos los temas políticos, ambientales, culturales, feministas, estudiantiles y comunitarios. La Cumbre de los Pueblos contó con la participación del Presidente de Bolivia, Evo Morales, el Canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, el depuesto Presidente de Honduras, Manuel Zelaya, el Presidente de Ecuador, Rafael Correa y el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Además el cantautor cubano Silvio Rodríguez ofreció su primer y único concierto en Panamá.

panamáLa Declaración Final de la Cumbre de los Pueblos incluyó un párrafo en apoyo a la independencia de Puerto Rico y demandando la excarcelación de Oscar López Rivera. Oscar fue un protagonista importante en la cumbre ya que fueron cientos los delegados que se retrataron con su imagen. Los ¡Viva Puerto Rico Libre! y ¡Libertad para Oscar! fueron repetidamente voceados en los plenarios, en la tribuna antiimperialista y el acto de clausura del evento. Tuve la oportunidad de ser una de las exponentes en el plenario sobre Mesoamérica y el Caribe donde hice un resumido historial de la represión contra el movimiento independentista de Puerto Rico ante la realidad de la poca información que le llega al pueblo latinoamericano sobre nuestra centenaria lucha. El encarcelamiento del liderato nacionalista, las torturas de Don Pedro, el asesinato de Santiago Mari Pesquera, las Carpetas, la victoriosa lucha del pueblo contra la Marina de Guerra de EEUU y las condiciones y duración del encarcelamiento de Oscar impactaron al público asistente que en su inmensa mayoría oían por primera vez algo sobre nuestra historia de lucha y resistencia.

Es por estas oportunidades que resulta de vital importancia para nuestra lucha la participación en este evento. No obstante, debemos redoblar esfuerzos en Puerto Rico de llevarle todas estas historias a nuestro propio pueblo que es tan ignorante de su propia historia como cualquier latinoamericano vecino. Los trabajos de divulgación de nuestra historia como El Antillano de Tito Román son instrumentales en ese esfuerzo educativo.

LA SOLIDARIDAD CON LOS PUEBLOS DE CUBA Y VENEZUELA

en Misión de Puerto Rico en CubaAl igual que en la oficialista cumbre de la OEA, los temas pivotes alrededor de los cuales giraron gran parte de los eventos de las cumbres fueron la presencia de Cuba en la misma después de 21 años de ausencia, la demanda del fin al bloque y embargo contra Cuba y el rechazo al Decreto de Obama contra Venezuela. Los cubanos llevaron una delegación numerosa de casi 500 personas, inscritas algunos en la Cumbre Social de la OEA y los venezolanos tenían una delegación de cerca de 1,000 personas. La presencia de los indeseables asesinos terroristas Félix Rodríguez, asesino del Che Guevara y Guillermo Fariñas, socios de Posada Carriles, recibieron una repulsa generalizada de los asistentes a las cumbres, negándose los delegados de Cuba a participar en cualquier evento en que estos estuvieran presentes y logrando su exclusión de los mismos. En las calles de Panamá se escenificaron encuentros de los representantes del pueblo cubano y venezolano con los acólitos del imperialismo yanqui, que en algunos momentos terminaron en violencia física.

La importancia de esta presencia significativa de cubanos y venezolanos  marca un antes y después en el alineamiento de América Latina y el Caribe en lo que se refiere al respeto a la soberanía de las naciones del continente, el rechazo a la injerencia e intervención en los asuntos internos de estas naciones y el repudio unánime a la política de EEUU tanto contra Cuba como contra Venezuela. Hay un rechazo claro en los discursos de los Jefes de Estado contra la doctrina del Destino Manifiesto y  el excepcionalismo estadounidense, a la vez que el respeto a las distintas formas de sistemas económicos y políticos escogidos por las naciones.

¡No más patio trasero! podría resumir la nueva mirada política de América Latina en su continente. Prevalecen además como objetivos políticos de la inmensa mayoría de los países los objetivos trazados por los países de la  Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA/TCP): la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible, el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios y la protección de los recursos naturales.

 

A dieciséis años de la muerte de David Sanes queda mucho por hacer en Vieques

vieques

Por Movimiento Independentista Nacional Hostosiano

(San Juan, 18 de abril de 2015) Mañana 19 de abril se cumplen 16 años de la muerte violenta del viequense-puertorriqueño David Sanes Rodríguez, víctima de la bomba lanzada por un avión de guerra de Estados Unidos en las tierras viequenses utilizadas entonces para realizar maniobras militares.

Aquel suceso fue el detonante de uno de los procesos sociales más extraordinarios en la historia de Puerto Rico. La lucha por la paz y la desmilitarización de Vieques se convirtió en el denominador común que unificó a los más diversos sectores de nuestro pueblo.

Dieciséis años después de aquellos hechos, el pueblo viequense continúa abandonado a su suerte. Los gobiernos sucesivos de Aníbal Acevedo Vilá, Luis Fortuño y Alejandro García Padilla han dado la espalda a los reclamos profundamente justos de nuestros compatriotas de la Isla Nena.

Por eso, hoy como ayer la lucha en Vieques continúa en favor de la calidad de vida, por el empleo, por la recuperación de las tierras ocupadas aún por el gobierno de Estados Unidos, la descontaminación por Estados Unidos de tierras y aguas impactadas por las bombas y por la dignidad de los que son merecedores.

Dieciséis años después, en Vieques queda mucho por hacer.

La próxima debacle

salud

Por Héctor L. Pesquera Sevillano / Copresidente del MINH

Cientos de médicos han abandonado la isla en los pasados años. Hay en la actualidad una relación de un pediatra para cada 900 niños y niñas. Solo tres residencias en  pediatría están en funciones, graduando menos de 40 pediatras generales cada año. De estos una buena parte emigra hacia Estados Unidos en busca de mejores condiciones de trabajo y/o para adiestrarse en alguna subespecialidad.

La mortalidad infantil, uno de los indicadores universales de la calidad de los servicios de salud de un pueblo, está en 8.2 por cada 100,000 nacimientos. Para que nos sirva de comparación, en Cuba el índice de mortalidad infantil es de 4.2 por cada 100,000 nacimientos. Otros indicadores, tales como el alto índice de embarazos en adolescentes, partos prematuros, la obesidad, la depresión, los suicidios, alcoholismo, adicción a sustancias, SIDA, diabetes y otros, nos colocan en una posición nada deseada.

Desde que el Dr. Pedro Rosselló González, uno de los gobernadores más irresponsables que ha tenido Puerto Rico, nos empujó la tarjetita de salud hace 20 años, con la subsiguiente venta de hospitales públicos y Centros de Salud, el deterioro en la calidad de los servicios de salud en nuestra isla comenzó su descenso. Cuatro gobiernos han seguido la misma ruta del  fracaso. Todos han sido igualmente irresponsables con la salud del pueblo. Ninguno ha tenido la valentía de aceptar el reto, legislar para impedir el saqueo de los intermediarios que se lucran sin control y estructurar un Sistema Universal de Salud con pagador único para detener la fiesta de los millones y reconocer la salud como un derecho humano fundamental…y garantizarlo.

Puerto Rico es el país que mas gasta “per cápita” en servicios de salud. Si unimos el gasto que se incurre en el Plan de Salud del Gobierno, con el gasto en los planes médicos privados, la ACAA, Medicare, Medicaid, Fondo del Seguro del Estado, planes de bienestar de sindicatos y otros, cada puertorriqueño gasta $2,800 al año. Esto representa, de acuerdo al Colegio de Contadores Públicos Autorizados, más de $10,000 millones al año. Esa astronómica cifra es el 19% de nuestro Producto Nacional Bruto, más alta que el gasto de salud de Estados Unidos (16%) y de países con un Sistema Universal de Salud como España, que invierte solo el 8.5% de su PNB en servicios de salud.

Es decir, tenemos un cuidado de salud muy costoso, ineficiente, con resultados pobres, indeseables, nefastos. El Movimiento Independentista Nacional Hostosiano en unión a una veintena de otras organizaciones de la sociedad civil, se constituyeron hace más de un año en la Alianza Salud para impulsar el desarrollo del Sistema Universal de Salud para Puerto Rico. Se presentó ante la Cámara de Representantes un proyecto por petición que fue aprobado para constituir una Comisión cuyo objetivo es estudiar los diversos sistemas de salud existentes y recomendar una nueva forma de garantizar la salud como un derecho humano fundamental. Ese proyecto esta actualmente bajo consideración del Senado de Puerto Rico. El PC 1185 aprobado en la Cámara de Representantes, asignaría $300,000 para el funcionamiento por un año de la Comisión constituida por 20 representantes de la sociedad civil.

Pero para lograr un verdadero salto cualitativo en nuestra calidad de vida y de salud, es imperativo implantar un Sistema Universal de Salud que permita la integración y mejor utilización de todos los recursos disponibles. Es por eso que como segundo paso, proponemos que se le dé curso inmediato a los estudios y ajustes necesarios para estructurar y operar un Sistema Universal de Salud en Puerto Rico, como lo han hecho los países más adelantados del mundo en materia de salud.

Para implantar un sistema de salud como el que se propone: moderno, accesible a todos, a la altura de los países desarrollados del mundo y lograr el deseado salto cualitativo en nuestra calidad de vida, será necesario:

1.    Que el pueblo y su gobierno reconozcan que la salud es un derecho fundamental del ser humano, no una mera mercancía que se compra y se vende.

2.    Sacar a los especuladores e intermediarios que se lucran de la salud del pueblo a costa de negar o restringir servicios.

3.    Integrar todos los sistemas y recursos, económicos y humanos que hoy funcionan desarticulados, para constituir un solo sistema de salud, accesible a todos y todas, sin restricciones económicas o sociales.

4.    Incorporar alternativas naturales y holísticas, científicamente probadas.

5.    Utilizar los mejores medicamentos producidos y científicamente validados, no importa el país donde se produzcan, sin estar sujetos a las condiciones o limitaciones de la “Food and Drug Administration” (FDA) de EEUU.

6.    Invertir la Pirámide para que la Prevención sea la base del sistema. Sobre este tema de la medicina preventiva, hacemos la propuesta del Promotor o Gestor de Salud Comunitaria, una figura en torno a la que abundaremos más adelante.
Salud Mental

Reconocemos que el problema principal de salud pública en Puerto Rico es la Salud Mental, por lo que le tenemos que dedicar especial atención a este renglón. Siguiendo las recomendaciones esbozadas en el Análisis de Salud en Puerto Rico: Salud Mental (Rivera, Fernández, Torres y Parilla, 2006) exhortamos a:

1. La adopción de un modelo para la prestación de servicios de salud mental centrado en el individuo, su familia y su comunidad de forma integrada, coordinada, estable y compasiva que promueva una mejor calidad de vida. Dentro de este modelo se debe aumentar la utilización de esfuerzos coordinados entre disciplinas y agencias (públicas, privadas y comunitarias). La integración y utilización de equipos interdisciplinarios y multidisciplinarios dentro del plan de tratamiento individualizado según lo establece la Ley 408 de Salud Mental.

2. Establecer como prioridad programas de prevención e identificación temprana de síntomas psiquiátricos o problemas sociales.

3. Promover el acceso a todos los servicios sociales y clínicos necesarios de salud mental ambulatorios, hospitalarios e intermedios como hospitales diurnos, tratamiento residencial, servicios en el hogar, ubicados en su comunidad y ofrecidos en forma integrada y coordinada, así como culturalmente competentes.

4. El acceso a toda la población a servicios de calidad. El desarrollo y la implantación de protocolos de tratamiento para las poblaciones especiales. Proveer los servicios en un ambiente que proporcione la autonomía del paciente, limite las restricciones, el prejuicio, los obstáculos administrativos y financieros.

5. Atender el problema de adicción a drogas mediante el enfoque salubrista. Estudiar las experiencias de países en los que se ha implantado con éxito programas de medicación de drogas como Suiza, Holanda y España e implementar programas pilotos de medicación de las drogas. Esto conlleva el reconocimiento de la adicción como una enfermedad que puede ser tratada médicamente.

6. Establecer programas de prevención de drogas y alcohol a todos los niveles educativos a través de esfuerzos interagenciales y de diversos sectores de la sociedad civil.

7. Establecimiento de espacios de esparcimiento y ocio y el rescate de lugares comunes, como parques y plazas públicas, con el objetivo de fomentar la vida en comunidad y la sana diversión.

8. El deporte y las artes, como elemento para potenciar las capacidades del individuo, es uno de los elementos esenciales de enriquecimiento espiritual y recreativo de la sociedad. Estimular a través de la creación de Programas Deportivos en diversos niveles, la práctica masiva de la educación física, la recreación y el deporte para lograr su extensión a todo el país.

Atendamos con diligencia y valentía el problema de la salud pública en Puerto Rico. El Senado debe darle paso a la aprobación de la medida ante su consideración, antes de que nos arrope la próxima debacle.

MINH expresa su pesar por fallecimiento de Eduardo Galeano

galeano

Por Movimiento Independentista Nacional Hostosiano

Galeano fue un abanderado ejemplar de la lucha por la libertad, la justicia y la felicidad en Nuestra América y el mundo. Polemista brillante y comprometido, escritor lúcido y profundo, ciudadano vertical y valiente, su obra ha sido materia obligada de diversas generaciones de luchadores sociales y políticos durante las pasadas décadas.

El Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico (MINH), expresa nuestro profundo pesar por el fallecimiento del distinguido escritor, periodista y luchador social uruguayo Eduardo Galeano.

Galeano fue un abanderado ejemplar de la lucha por la libertad, la justicia y la felicidad en Nuestra América y el mundo. Polemista brillante y comprometido, escritor lúcido y profundo, ciudadano vertical y valiente, su obra ha sido materia obligada de diversas generaciones de luchadores sociales y políticos durante las pasadas décadas.

Su vida—fructífera y singular— ha coincidido con la de otros grandes de Uruguay, como Mario Benedetti, Alfredo Zitarrosa, Raúl Sendic, Astor Piazzola y José Pepe Mujica, e instituciones como el grupo de teatro El Galpón y la Camerata Punta del Este.

Hoy nos unimos al dolor por la muerte de este gran latinoamericano que fue Eduardo Galeano,  a la vez que expresamos la alegría de pertenecer a esta tierra americana, que engendra hijos de tanta valía.

Dirección Nacional
MINH

Organización Educadores Hostosianos repudia eliminación de Estudios Sociales hasta tercer grado

hostos

Educadores Hostosianos (EH), colectivo de maestros del sistema público y profesores universitarios que busca impulsar las ideas de una educación liberadora, repudia los planes del Departamento de Educación, anunciada en su Carta Circular de Organización Escolar # 24 2014-2015 de eliminar la materia de Estudios Sociales desde kinder hasta tercer grado.

Esta acción es secuela de un largo proceso de abandono y menosprecio del Programa de Estudios Sociales. Siendo este programa el encargado de fomentar el desarrollo de conocimientos y actitudes relacionadas con nuestra historia e identidad como pueblo, entendemos que cada ataque al mismo refleja la falta de compromiso del Estado, administrado por uno u otro partido, con los valores puertorriqueños y el amor patrio. Esta eliminación implica privar al estudiantado de conocer su sociedad, reflexionar sobre el comportamiento humano y aspirar a un mundo mejor desde las etapas más tempranas de su vida escolar.

Exhortamos al Secretario y demás funcionarios de la jerarquía del DEP a que reflexionen acerca de la relación entre el debilitamiento de la autoestima colectiva y los problemas sociales que nos aquejan, como el incremento en la conducta delictiva. Estamos convencidos que los niños y niñas que aprenden a atesorar sus valores nacionales, a conocer y respetar sus logros pasados y sus potencialidades presentes crecerán para convertirse en  hombres y mujeres comprometidos con su sociedad y deseosos de aportar a ella.

Además, es en las clases de Estudios Sociales donde se analizan de forma crítica las situaciones que nos afectan y se empieza a reflexionar, no importa la edad de los estudiantes, en torno a los posibles planes de acción para la construcción de una mejor sociedad. Este curso es el espacio en el cual nuestra niñez comienza a construir su comprensión en torno a la realidad social. Nos preguntamos si será esa, precisamente, la preocupación de los funcionarios gubernamentales. ¿Les preocupa que desarrollen desde pequeños su pensamiento crítico? ¿Prefieren que el pueblo se mantenga, en el mejor de los casos, alfabetizado pero no educado? ¿Les asusta que nuestros niños y niñas desarrollen las destrezas para interpretar nuestra realidad, identificar nuestros graves problemas e imaginar un Puerto Rico mejor? En fin, ¿le temen al pensamiento?

Esta decisión priva hoy a las personas que estarán a cargo del país en las próximas décadas de desarrollar el conocimiento sobre nuestro país y el mundo, desde una perspectiva histórica, humanista y científico-social.

Emplazamos al Secretario Rafael Román a que diga si la razón para esta decisión, dañina desde el punto de vista pedagógico, se debe a que la materia de Estudios Sociales no es evaluada en las mal llamadas Pruebas Puertorriqueñas. Estas pruebas, impuestas desde Estados Unidos y que han sido denunciadas por años por diversos sectores  como mal diseñadas y carentes de pertinencia para los estudiantes, se han convertido en el criterio de evaluación más importante dentro del sistema de educación pública.

Por último, denunciamos que tanto la eliminación de la clase de Estudios Sociales en los primeros años, como la reducción de cursos de Bellas Artes y Salud, en otros niveles, atenta contra el principio de desarrollar un ser humano integral. El DEP evidencia una vez más la ausencia de una filosofía educativa que pueda servirnos de guía en el camino de construir un país mejor.

En Educadores Hostosianos pensamos que la educación debe tener como principal objetivo la liberación de los seres humanos y estamos convencidos de que la cultura amplia y el pensamiento crítico fomentado desde la más temprana edad es un requisito indispensable para ello.

La crisis es un problema de poderes soberanos

pr

Por Noel Colón Martínez / MINH

El doloroso debate sobre la necesidad de legislar una nueva estructura contributiva en Puerto Rico ha destapado la enorme crisis fiscal y administrativa que le ha correspondido enfrentar a esta administración que se estrenó en enero de 2013 bajo la dirección de Alejandro García Padilla.

Si me preguntaran cuándo se inició lo que es ahora una debacle total, sin pensarlo señalaría a la administración dirigida por Pedro Rosselló en 1993, no solamente por la amplia y profunda corrupción pública sino por la abusiva utilización de los recursos públicos de modo partidista e inconstitucional. Nadie abusó como él de la llamada deuda extraconstitucional para alimentar caprichos sin visión de futuro. Le prometió una tarjeta de salud a cada puertorriqueño y para ello dispuso irresponsablemente de una valiosa infraestructura de salud pública construida durante varias décadas.

Rosselló prometió acabar con el narcotráfico y sembró el terror entre nuestra población con las continuas intervenciones policíacas en áreas de pobreza. Intentó llegar tan lejos como negar la existencia de la nacionalidad puertorriqueña y el País le dio la respuesta en 1996 con una Nación en Marcha en la que más de 80,000 personas caminaron para repudiar a su gobernador en Fajardo mientras se desarrollaba una reunión de gobernadores estatales de Estados Unidos. Rosselló nos atacó por todos los flancos promoviendo que el pueblo despertara y se repitiera pocos años más tarde el reclamo colectivo más grandioso que haya ejemplificado este pueblo: la salida forzosa de la Marina de guerra de Estados Unidos de la isla de Vieques y la base naval de Roosevelt Roads.

Don Roberto Sánchez Vilella, Eliezer Curet Cuevas y Juan Agosto Alicea han sido, entre otros, importantes portadores del mensaje de denuncia sobre los excesos cometidos por la clase política contra el futuro de nuestra nación.

De concretarse los pronósticos más realistas, Puerto Rico está al borde de un retroceso significativo en su desarrollo económico y social sin que se avizore ningún cambio en el régimen colonial que los norteamericanos mantienen sobre nosotros. Al lado nuestro, República Dominicana, continúa un desarrollo ascendente y el Banco Mundial lo atribuye a que el crecimiento de las últimas tres décadas se ha caracterizado por la creciente integración a la economía mundial y a cambios significativos en la oferta exportadora.

Antes se le prohibía al puertorriqueño mirar el país hermano por la prolongada permanencia del sanguinario dictador Rafael Leonidas Trujillo, colocado en el poder por los norteamericanos. Hoy, los desarrollos se dan en un clima de democracia y alternancia pacífica mediante elecciones libres. Ya los Trujillo desaparecieron del escenario político latinoamericano. Ya los Duvalier no controlan la vida de los haitianos. Haití, que sin duda sigue siendo el país más pobre del hemisferio, se ha encaminado a un cambio de orientación general de las políticas económicas de las últimas dos décadas y se ha incorporado como miembro permanente de la Alternativa Bolivariana Para América Latina y el Caribe (ALBA). El futuro inmediato de Haití será en adelante uno de apoyo y solidaridad para afianzar su desarrollo político, económico y social.

Lo que vengo relatando nos lleva por necesidad al antihistórico retraso de Puerto Rico, que todavía sigue chapoteando en el fangal colonial con una parte del pueblo esperando que Estados Unidos le abra las puertas como otro estado de la federación. No logran entender que cada día ese acceso parece cruzar aguas más embravecidas. Están, ilusos, esperando que si no los admiten les digan que no los admitirán, pero esa negativa jamás se producirá pues ésa es la llave para mantener ideológicamente dividido a nuestro país.

En ningún momento anterior fue tan evidente que el único camino es el de sacudirnos del poder extranjero para hacer modestamente lo que el futuro les depara generosamente a República Dominicana y a Haití, a los que tomo de ejemplo por la proximidad y la solidaridad caribeña.

Si nuestro país, en este momento de grave crisis, tuviera los recursos que la soberanía puede ofrecerle para integrarse a la economía mundial sin las trabas que le pone continuamente en el camino la nación que nos invadió, la discusión sobre los problemas fiscales y de administración pública podrían examinarse desde una perspectiva que ahora, en nuestro aislamiento e invisibilidad, no podemos ni siquiera considerarlos.

Este país no se merece un clima de tanto desasosiego, creado tanto por la irresponsabilidad de nuestra clase política como por la avaricia del imperio que nos explota e interviene nuestra vida colectiva.