El Grito de Lares: Ramón Emeterio Betances, Filiberto Ojeda Ríos y Oscar López Rivera

Por Alejandro Torres Rivera / MINH

Ponencia presentada el pasado 23 de septiembre, 146 Aniversario del Grito de Lares, en un evento en República Dominicana dedicado al reclamo por la excarcelación del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera.

José Martí, Apóstol de la Independencia de Cuba, dijo de nuestro “Padre de la Patria”, Ramón Emeterio Betances, que  era un luchador “piafante bajo la injusticia, organizador bajo la colonia, sereno bajo el destierro, piadoso bajo la amargura”. Por su parte, nuestro Maestro Eugenio María de Hostos, en su escrito Recuerdos de Betances, se refirió a él de la  siguiente manera:

“Es verdad que su muerte comenzó con su desilusión, y que su desilusión comenzó de antiguo, cuando me escribía desesperado que no había que contar para nada con una revolución de independencia en Puerto Rico. Pero su alma entera estaba tan impresa en sus deseos de una patria independiente, que apenas perdía la ilusión la rescataba, y apenas desechaba una esperanza volvía a ella.

Era como son los enfermos del ideal: entran a la vida como a un desierto; están en la vida como en un mar sin playas; salen de la vida como naves, como nubes, como sombras.”

En Betances, como también en Eugenio María de Hostos y Luperón es común encontrar el porvenir de las Antillas en la dimensión de una “confederación de la Antillas unidas”, en referencia a Puerto Rico, República Dominicana, Haití y Cuba.  Se trata de una idea que también fue parte del ideario político martiano, expuesta desde la fundación del Partido Revolucionario Cubano, y consignadas en el Artículo 1 de sus Bases Constitutivas el 5 de enero de 1892, al decir que dicho partido se constituía para lograr la independencia absoluta de la Isla de Cuba, y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico. Para Luperón, Martí, Betances y Hostos, la idea de la unidad de las Antillas en un todo político, no sólo fue el punto de partida en una visión integradora de la lucha contra la dominación española y por la independencia; sino además, una necesidad apremiante para el futuro desarrollo económico, político y social como elemento nivelador de las Antillas entre Estados Unidos y América Latina.

Es ese fiel de la balanza del cual nos hablan Hostos y Martí, y que en palabras de Marcos Reyes Dávila, Director de la Revista Exégesis al referirse a Hostos, lo señala como la expresión con la cual distingue y separa el norte anglosajón, el sur latino, y las Antillas, punto medio, frontera de encuentro, de las dos grandes masas continentales, lo que representa el punto de encuentro y punto de partida en la formulación de una propuesta que mantiene hoy día la misma vigencia de antes.

De Martí valga recordar sus expresiones en diferentes momentos, especialmente en el periódico Patria, al señalarnos que estas Antillas “han de sostenerse juntas, o juntas han de desaparecer, en el recuento de los pueblos libres.” Similar expresión suya la encontraremos al indicar:

“[L]as tres Antillas que han de salvarse juntas o juntas perecer, las tres vigías de la América hospitalaria y durable, las tres hermanas que de siglos atrás se vienen cambiando los hijos y enviándose libertadores, las tres islas abrazadas de Cuba, Puerto Rico y Santo Domingo”.

Así también, recordemos, su llamado integrador de las Antillas de alcanzar con sangre y cariño por debajo de la mar, lo que por encima de la mar hace la cordillera andina con sus pueblos, fundirlos en uno solo.

No es por casualidad que con el apoyo de la República Dominicana ya independiente, los movimientos independentistas cubanos y puertorriqueños que ya venían gestándose desde comienzos del siglo 19, la lucha independentista tomara fuerza en las dos islas, principalmente en Cuba. En Puerto Rico, el principal brote independentista tomó forma en el Grito de Lares de 23 de septiembre de 1868, mientras en Cuba, el llamado a la lucha insurreccional, daría fruto a partir del Grito de Yara de 10 de octubre de 1868. En nuestro caso particular, los antecedentes del Grito de Lares se ecuentran estechamente vinculados con lazos de sangre y apoyo material por parte del pueblo dominicano. De más está recorder los vínculos de sangre existentes entre Ramón Emeterio Betances y Eugenio María de Hostos con sus familiares dominicanos.

Hacia 1866-67 se estructuró la llamada “Junta Informativa de Madrid” donde comisionados puertorriqueños fueron electos y donde se elaboraron sus peticiones a España. En noviembre de 1867 Betances lanza desde Saint Thomas su Proclama independentista titulada Diez Mandamientos de los Hombres Libres en la cual demanda lo siguiente: 1) Abolición de la esclavitud; 2) Derecho a votar todos los impuestos; 3) Libertad de culto; 4) Libertad de palabra; 5) Libertad de imprenta; 6) Libertad de comercio; 7) Derecho de reunión; 8) Derecho de poseer armas; 9) Inviolabilidad del ciudadano; 10) Derecho de elegir nuestras autoridades.

Desde su regreso a Puerto Rico en 1860, Betances se había integrado a trabajar en su profesión de médico a la par que junto a su amigo y compañero de lucha Segundo Ruiz Belvis vinculan su quehacer abolicionista con la lucha por la independencia. Carlos N. Carreras, uno de los biógrafos,  nos dice en su libro El Antillano proscrito, lo siguiente:

“Betances y Ruiz Belvis activaban la propaganda abolicionista. Pero tras la idea de libertar al esclavo, Betances concibe la idea de libertar la Patria, y tras la liberación de la Patria, la liberación de las Antillas, para hacer la Confederación Antillana. Así las Antillas serían fuertes; todas en una para el goce del derecho y la libertad; una e indivisible para imponer su respeto al mundo entero.”

El 6 de enero de 1868, estando Betances en Santo Domingo, junto con los dominicanos Ramón Mella, el padre Fernando de Meriño y los puertorriqueños Carlos E. Lacroix y Mariano Ruiz Quiñones, hermano de Segundo Ruiz Belvis, se funda el Comité Revolucionario de Puerto Rico. También formaron parte del Comité, José Francisco Basora quien estaba en Nueva York y José de Celis Aguilera.

El 10 de enero, el Comité aprueba su Constitución consignando en ella la consigna de Simón Bolívar: ¨¡Unión! ¡Unión! O la anarquía os devorará.¨ Siguiendo el esquema organizativo de la masonería patriótica, el Comité Revolucionario procede a organizar a los puertorriqueños en Juntas o sociedades secretas en múltiples pueblos de Puerto Rico. Desde el exterior, Betances establecía sus contactos y mantenía abundante correspondencia con el país, donde no faltaron sus decepciones con aquellos que debiendo responder al llamado patriótico, no lo hacían.

Encontrándose en Santo Domingo y estando perseguido por el presidente Buenaventura Báez, evita su deportación a Puerto Rico asilándose en el consulado de Estados Unidos  para  luego trasladarse a Curazao y desde allí continuar su labor organizativa insurreccional.

Entre los meses de julio y agosto, los planes insurreccionales comienzan a tomar forma concreta siendo los lugares de mayor actividad independentista los pueblos de Mayagüez, Lares, San Sebastián y Camuy.

El 19 de septiembre en horas de la noche un capitán de milicias de Quebradillas escucha en la ruta de dicho pueblo hacia Camuy una conversación entre dos jinetes que se entrecruzan en un camino. Estos discutían los planes insurreccionales ya próximos a llevarse a cabo. Habiendo informado al día siguiente el militar a sus superiores en el Distrito Militar de Arecibo, se ponen en marcha los planes defensivos de las autoridades españolas. Con el inicio de las detenciones, los revolucionarios optan por la ofensiva organizándose en las inmediaciones de Lares desde donde se lanzan a la captura del pueblo. Tras los combates librados se produce la proclama y constitución del Gobierno Revolucionario. En su primer Decreto, el Gobierno Revolucionario decretó la emancipación de los esclavos.

Al día siguiente los insurrectos de dirigen a San Sebastián donde ya se encuentran acuarteladas las tropas españolas. Tras los combates son derrotados. Aquellos que no fueron capturados se internan en las montañas del área desde donde continúan su lucha hasta que el 27 de octubre los últimos combatientes fueran capturados. En la investigación hecha por las autoridades españolas, se documenta en 545 los implicados. Además de los caídos en acción, 79 murieron en prisión antes de decretarse una amnistía el 25 de enero de 1869.

Betances mismo, al referirse a los sucesos por él organizados publicaría en el periódico Patria el 25 de agosto de 1894 su valoración histórica sobre los sucesos, al indicar:

“No saben los que juzgan con desdén nuestra revolución de Lares, los peligros que costó ese movimiento, ni lo que con él se hizo, ni los resultados que se han obtenido, ni las penas, los dolores, las muertes, los lutos que siguieron; ni lo que sufren los proscritos, ni el reconocimiento que se les debe. Pero el mundo está plagado de ingratitudes, y los desdeñosos se olvidan de que ese acto revolucionario es precisamente el esfuerzo más alto de dignidad que se ha realizado en Puerto Rico en cuatro siglos, de la más oprobiosa servidumbre, inscribiendo en su bandera la abolición de la esclavitud y la independencia de la Isla.

¡Ah no se me haga recordar tanto dolores, esfuerzos tantos para que haya quien pretenda desconocer esa gran obra redentora. Pero ella fue la honra del pueblo, de todo el pueblo borinqueño; de todo el que fue conspirador y sufrió por la patria futura y por la libertad de hoy.

¡Venga el día sagrado de la revolución de las Antillas españolas y moriré satisfecho!”

Se dice que luego del fallido Grito de Lares comenzó a escucharse una copla en los cafetales puertorriqueños que decía. ¨El Grito de Lares se ha de repetir, y todos sabremos vencer o morir.¨ Y es que si bien el Grito de Lares desde el punto de vista militar no fue una victoria de los insurrectos, sí lo fue desde otros puntos de vista en tanto en cuanto precipitó la abolición eventual del oprobioso régimen de la libreta, aceleró la lucha por la abolición de la esclavitud, ocurrida siete años después, y abrió paso a diversas reformas políticas en el país de las cuales resultaron usufructuarios los sectores autonomistas, que vieron consumado su proyecto, primero en la fundación del Partido Autonomista en 1887 y más adelante, en 1897, con la Carta Autonómica

Esa copla tuvo su expresión en Yauco en 1897, en Ciales en 1898, en aquellos que siguiendo el llamado de Ramón Emeterio Betances a rebelarnos, enfrentaron desde una perspectiva nacional la Invasión de 1898; en aquellos que durante los años duros de la década de 1930 enfrentaron el régimen de opresión imperialista en Puerto Rico siendo masacrados en las calles de Río Piedras, Utuado y Ponce; en aquellos que supieron proclamar al mundo en 1950 la vocación de libertad e independencia nacional del pueblo puertorriqueño en Jayuya, San Juan, Peñuelas, Arecibo, Naranjito, Ponce, Mayagüez y Washington; de parte de aquellos que en 1954 visitaron el Congreso de Estados Unidos para proclamar, una vez más, el derecho de nuestro pueblo a su libre determinación e independencia; de aquellas decenas de mártires, prisioneros políticos y de guerra que han ofrendado su libertad en aras de la independencia nacional de Puerto Rico y han cumplido y cumplen largas sentencias de prisión por su lucha en la defensa del derecho de nuestro pueblo a su libertad e independencia; y claro está, aquellos y aquellas que desde el clandestinaje, en forma anónima o reconocida, han hecho valer y hacen valer el derecho del pueblo, como nos dice la copla de los cafetales, a “vencer o morir”.

En otro 23 de septiembre, hace hoy nueve años, mientras  conmemorábamos un aniversario más del Grito de Lares, escuchábamos en la Plaza de la Revolución el mensaje grabado que desde la clandestinidad hiciera llegar el revolucionario puertorriqueño Filiberto Ojeda Ríos al pueblo patriota. En esos precisos momentos, el Negociado Federal de Investigaciones conocido como FBI, llevaba a cabo una operación cuasi militar en el lugar donde se encontraba residiendo el patriota puertorriqueño. Filiberto, que en más de una ocasión logró burlar la cacería sobre su persona de las autoridades del gobierno de Puerto Rico y Estados Unidos, era herido de gravedad dentro de su casa por disparos  hechos por uno de los francotiradores estadounidenses traídos a Puerto Rico para dicho operativo. Lejos de propiciar la atención médica a un herido en combate, las fuerzas estadounidenses impidieron todo acceso al interior de la residencia, incluyendo la ayuda médica que pudo evitar su muerte. Prefirieron, en su perversidad, que poco a poco se desangrara hasta fallecer.

Filiberto Ojeda Ríos, como lo fue antes Pedro Albizu Campos, Juan Antonio Corretjer Montes y tantas otras decenas de hombres y mujeres patriotas a lo largo de nuestra historia, murió como vivió, en lucha y combate contra el imperialismo; en lucha y combate por la independencia de su patria.

A lo largo de nuestra historia, desde el Grito de Lares a esta fecha, no ha habido un solo momento en la historia en la cual el ideal de independencia no haya sido reivindicado por distintos sectores de nuestro pueblo. De hecho, de acuerdo con Don Germán Delgado Passapera, en su libro, Puerto Rico: sus luchas emancipadoras, el primer registro de  un reclamo de independencia de Puerto Rico se remonta a 1795 cuando comenzaron a circular en el país monedas a las cuales se les habían acuñado consignas ¨separatistas.¨ Desde entonces y hasta el presente, el reclamo de independencia, repetimos, ha sido uno constante en nuestro desarrollo político.

Igualmente, podemos decir que en el siglo 20 y lo que va del siglo 21, quizás con la excepción de la década de 1920, no ha habido un solo año en que en nuestro país, haya dejado de haber prisioneros políticos independentistas como resultado de su lucha por la independencia. Los prisioneros y prisioneras políticos han ofrendado su libertad en sus acciones tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos.

Uno de esos patriotas que han dedicado su vida a vencer o morir, como decía la copla cantada en los cafetales luego del Grito de Lares, es Oscar López Rivera. Oscar es hoy el prisionero político puertorriqueño que más años ha padecido prisión como resultado de su lucha por la independencia patria. Oscar, natural precisamente del pueblo donde hace 146 años, los independentistas que participaron el Grito de Lares fueran militarmente derrotados por tropas españolas, San Sebastián del Pepino, es hoy el faro de luz desde donde se afirma la patria en lucha por nuestra independencia.

¿Quién es Oscar López Rivera? ¿Por qué este ser humano representa hoy la voluntad de lucha del pueblo puertorriqueño por su libertad, el rescate de su soberanía y su independencia nacional? Permítanme compartir con ustedes esta tarde algunos datos.

El pasado 29 de mayo se cumplieron 33 años de prisión Oscar López Rivera, uno de los prisioneros políticos más antiguo del Hemisferio, quien continúa extinguiendo dos sentencias que en conjunto suman 70 años de cárcel. Oscar no cumple condenas por delito de sangre, Oscar no cumple condenas por delitos contra la persona. Oscar cumple sentencias, condenado por un tribunal estadounidense por el delito de conspiración sediciosa. En el caso de Oscar, su delito es haberse planteado ejercer el derecho que tiene todo ciudadano en todo país intervenido y ocupado por alcanzar, por aquellos medios a su alcance, el ideal patrio de la independencia y la soberanía. En el contexto colonial de Puerto Rico, alcanzar tal ideal como combatiente anti colonial, suponía echar abajo las instituciones que sobre su país ejerce Estados Unidos. En el caso particular de Oscar, su espacio de acción fue el lugar donde creció y se desarrolló como adulto una vez su familia emigró hacia Estados Unidos, la ciudad de Chicago.

Nacido en 1943, a los 11 años su familia se trasladó a residir a Chicago. Le llevó a esta ciudad, las mismas razones por las cuales decenas de miles de familias puertorriqueñas en aquella década y más adelante emigrarían a ciudades como Nueva York, Filadelfia, Boston, Hartford y tantas otras, en busca del empleo que no encontraban su patria.

Durante la primera mitad de la década de 1960 y al calor de Guerra de Vietnam, bajo la ley estadounidense del Servicio Militar Obligatorio, Oscar fue llamado al servicio militar y más adelante, desplazado hacia las selvas de este heroico país como soldado. Allí cumplió Oscar un año de servicio militar en zonas de combate donde se distinguió por su coraje y valentía logrando rescatar varios de sus compañeros heridos en acción, por lo que recibió la distinción militar de Estrella de Bronce por heroísmo.

Terminada su estadía en Vietnam, a su regreso a Chicago Oscar se integró muy pronto a las luchas de su comunidad en defensa y afirmación de los derechos de los puertorriqueños combatiendo el discrimen racial, la marginación y el clientelismo de aquellos que aspiraban a enriquecerse a costa de la miseria humana. Allí radicalizó su pensamiento político y ahondó su conciencia social. Así Oscar, tornando en acción diaria la lucha por su comunidad, por su gente y por la libertad de Puerto Rico, tomó su decisión. Junto a otros compañeros y compañeras se integró a la lucha organizada en lo que alguien llamó alguna vez ¨la retaguardia de nuestro pueblo¨, para así, desde las propias entrañas del monstruo imperialista, impulsar la independencia de su Patria. De la labor política abierta y legal, Oscar y sus compañeros y compañeras de lucha pasarían eventualmente al clandestinaje para desde esa otra trinchera, continuar el desafío necesario en el forcejeo por la lucha de independencia.

Su captura se produjo en 1981. Un año antes, en 1980, otros de sus compañeros de lucha habían sido capturados. Más adelante, en 1983, ocurriría lo mismo con otra camada de luchadores y luchadoras. Al momento de sus capturas reclamaron la condición de combatientes anticoloniales, no reconociendo la jurisdicción de los tribunales de Estados Unidos, por lo que demandaron ser procesados por un tribunal internacional o por un tribunal de un tercer país que no formara parte del conflicto anti colonial entre Puerto Rico y Estados Unidos.

El carácter político de los procesos legales seguidos por Estados Unidos contra estos prisioneros lo establece la naturaleza de las acusaciones hechas por Estados Unidos contra ellos, donde  como indicamos, se les imputó conspiración sediciosa para derrocar el gobierno de Estados Unidos. A lo anterior se suma el carácter desproporcionado de las sentencias impuestas. En el caso de la mujeres capturadas, el promedio de las sentencias impuestas fue de 72.8 años; mientras que en el caso de los varones, el promedio fue de 70.8 años.

En ocasión del indulto que fuera conferido a la mayoría de los prisioneros políticos puertorriqueños que para entonces habían cumplido cerca de 20 años de prisión, se ofreció la posibilidad de la excarcelación de Oscar López Rivera unos años después de la salida del primer grupo. Esta oferta fue rechazada por Oscar mientras permanecieran encarcelados otros de sus compañeros, como era el caso de Carlos Alberto Torres y Haydee Beltrán a los cuales las condiciones de salida no se incluían bajo las condiciones ofrecidas a los otros prisioneros. Estos últimos, sin embargo, ya se encuentran fuera de prisión. En el caso de Oscar, el indulto que se ofrecía prolongaba su fecha de salida por diez años adicionales. Su negativa a salir en aquel momento rechazando bajo tales condiciones el indulto canceló sus posibilidades. Luego de la excarcelación de sus compañeros Carlos Alberto y Haydée, Oscar solicitó su salida condicional de prisión a la cual podía optar por haber cumplido ya una porción sustancial de su sentencia. La misma, sin embargo, le fue denegada, indicándole sus carceleros que debía esperar para volver a plantear su solicitud, diez años adicionales. Para entonces, Oscar habrá cumplido 80 años.

Estados Unidos, quien se pasa caminando el mundo, ufanándose ante otros pueblos de su régimen democrático y liberal, se coloca en entredicho ante dicha comunidad internacional cuando a un pueblo bajo su sujeción política se le niega el derecho a la libre determinación e independencia; cuando dentro de su propio sistema carcelario mantiene por más de tres décadas un prisionero político, acusado de sedición como resultado de su lucha anticolonial como es el caso Oscar López Rivera.; cuando ejerce políticas coloniales sobre otro pueblo, negándose a transferir los derechos conculcados a dicho pueblo a raíz de una invasión efectuada hace 116 años; cuando se niega a descontaminar y devolver terrenos que por espacio de más de 60 años contaminó como es el caso de Vieques, afectando la salud de la población como resultado de sus prácticas militares.

La libre determinación de un pueblo no es posible con la presencia de prisioneros políticos en cárceles del imperio cumpliendo prisión como resultado de su lucha anticolonial. Los puertorriqueños sí tenemos un consenso en la demanda de la excarcelación de Oscar López Rivera. Quien le niega la posibilidad de excarcelación a Oscar es el Presidente Obama, el cual tiene a su alcance la prerrogativa de un indulto.

No puedo dejar de mencionar en este acto de solidaridad antillana, a otro de nuestros prisioneros políticos hoy encarcelado en prisiones federales. Me refiero a Norberto González Claudio, quien habiendo ya cumplido el término necesario para salir de prisión bajo condiciones de supervisión, se le niega tal derecho reteniéndolo injustamente en prisión.

El caso de Oscar López Rivera y de Norberto González Claudio es hoy una bandera de lucha de un pueblo que como ellos en prisión, ha resistido por largos años frente al poder colonial; que se niega a dejar de ser lo que es; que busca su fuerza en sus hijos e hijas que están dispuestos a luchar hasta lograr acariciar el sueño de su libertad plena. Démosle un empuje a la excarcelación de Oscar y Norberto. Es hora de que regresen a nosotros, a casa. Muchas gracias por su apoyo y por su

 

 

Mirando al Sur: A 146 años del Grito de Lares

orinoco
 Por Julio A. Muriente Pérez
Copresidente MINH

El 23 de septiembre de 1868 centenares de puertorriqueños y puertorriqueñas de diversas clases y sectores sociales se levantaron en armas contra la dominación colonial española en el pueblo de Lares, en lo que se conoce para la historia como el Grito de Lares.

Aquel levantamiento armado estuvo inspirado y dirigido por el Padre de la Patria puertorriqueña, Ramón Emeterio Betances.

Aunque no se logró el objetivo emancipador, el Grito de Lares ha tenido una gran significación histórica, como muestra del surgimiento  de la nación puertorriqueña.

Poco después, el 10 de octubre de 1868, ocurrió en Cuba el Grito de Yara. A diferencia del Grito de Lares, aquel sería el inicio de la llamada Guerra de los diez años, en la que tampoco se logró la independencia de la Antilla mayor.

En 1892 el apóstol cubano José Martí fundó el Partido Revolucionario Cubano, concebido para alcanzar la independencia de Cuba y auxiliar en la lucha por la independencia de Puerto Rico. El PRC inició la Guerra Necesaria en 1895.

En 1898, las últimas dos colonias de España en América fueron tomadas como botín de guerra por Estados Unidos, en el marco de la Guerra Hispano-cubano-americana. Surgía entonces con fuerza lo que conocemos como el imperialismo yanqui.

Aunque alcanzó su independencia formal en 1902, Cuba fue mantenida como neocolonia estadounidense hasta el triunfo de la Revolución, el primero de enero de 1959. Mientras tanto, en Puerto Rico prevalece la dominación colonial desde hace 116 años. El 25 de julio de 1952 se fundó el llamado Estado Libre Asociado (ELA), con la intención engañosa de dar la impresión de que se había dado fin al colonialismo.

A partir del 23 de septiembre de 1868, y aun desde antes, el pueblo puertorriqueño—caribeño y latinoamericano— ha luchado por su afirmación nacional, contra el colonialismo y por la independencia.

Hoy la independencia de Puerto Rico forma parte de la agenda inconclusa de Bolívar, Betances y Martí. Ese es el reto de las nuevas generaciones.

*Puerto Rico mirando al Sur, columna semanal del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano de Puerto Rico en el periódico del gobierno bolivariano de Venezuela, Correo del Orinoco.

La Radio a las alturas de 2014-Cero debate, cero independentistas

La programación radial del País ha sufrido un deterioro profundo durante la pasada década. Particularmente en lo referente a programas de debate y análisis político y social; sobre todo en las estaciones de noticias más importantes, que transmiten a nivel nacional (WKAQ, WUNO, WIAC, Radio Isla y WAPA).

Hace menos de diez años abundaban en esas y otras estaciones de radio los programas de debate político y social, en los que por lo general participaban defensores de las ideologías políticas principales del país, estadolibrismo, estadidad e independencia.

Se criticaba entonces que la mayoría de los panelistas eran representantes de los tres partidos electorales (PPD, PNP y PIP). Se solía dejar fuera a representantes de otras organizaciones políticas o de la sociedad civil.

Se señalaba también la calidad desigual de dichos programas, debido sobre todo a lo superficial de las discusiones y análisis y a las continuas controversias frívolas que se daban entre unos y otros líderes partidistas.

Pero, a pesar de todo,  había debate; había enfrentamiento ideológico y, mal que bien, la población tenía la oportunidad de escuchar opiniones diversas.

Aquello cambió dramáticamente. Como si se hubieran puesto de acuerdo entre sí, los dueños de esas estaciones de radio eliminaron los programas de debate político. Como si se tratara de una acción concertada, comenzaron a contratar personas para que se hicieran cargo de programas de una o dos horas, a título de analistas. A esas personas les han entregado el micrófono y les pagan para que digan lo que se les antoje durante el tiempo dispuesto, de lunes a viernes.

Pero no se trata de cualesquiera personas. Aunque  hay entre ellas ciudadanos capaces y responsables, frecuentemente éstas coinciden con la línea ideológica del dueño de la estación, que es a su vez la línea editorial de la empresa. En más de un caso se trata de simples politiqueros de oficio, o de personas estridentes, arrogantes, escandalosas, pedantes y mediocres, en sintonía con el gran objetivo de alcanzar “rating”, es decir, audiencia, a costa del dime y direte, la agresión verbal, el insulto, la insinuación y la exacerbación de prejuicios, medias verdades o falsedades.

En algunos casos suele haber cero disimulo en cuanto a los intereses ideológicos que se pretenden promover. Los más evidentes son WAPA Radio y Notiuno. Ambas estaciones son voceros activos del anexionismo.

La programación de WAPA Radio la encabeza el propio dueño de esa empresa, Wilfredo Blanco Pi, cubano anexionista, ícono del anticomunismo y antiindependentista furibundo, que ha ido envejeciendo junto a su hijo Jorge, obsesionados ambos por ser un factor de peso en la conversión de Puerto Rico en estado de Estados Unidos. Además de su programa mañanero Dándole casco al tema, en el que padre e hijo presumen de ideólogos que predican hasta el cansancio las bondades de la anexión y las maldades de Cuba y comunismo, WAPA Radio transmite buena parte de las actividades que lleva a cabo el PNP, lo mismo asambleas que mítines y radiomaratones. En la mañana transmite un programa de entrevistas en el que la inmensa mayoría de los entrevistados son representantes del PNP o, en menor medida, del PPD. Igualmente WAPA Radio es el principal promotor de los fotuteros del PNP en distintas partes del País, para quienes ha diseñado programas durante todo el día.

Este instrumento del anexionismo ha sido desplazado por Notiuno en los pasados años.
Notiuno es la trinchera de Zaida “Cucusa” Hernández, Orlando Parga, Enrique Cruz, José Enrique Falú, Pedro Juan Figueroa, Ernie Cabán, Orlando Carlo, Pedro Vázquez, José Manuel Saldaña, Jaime Benson y Mario Vega y de todos sus correligionarios que son invitados a dichos programas.

Toda la programación de Notiuno, de lunes a viernes, desde las doce del mediodía hasta las diez de la noche, es anexionista (Echando candela, Echando chispa, El cuarto bate, Los fiscales, El malletazo, Análisis 630, Notiuno en la noche).

Para guardar las formas, en la mañana Notiuno tiene dos voceros del PPD y el PNP—Ferdinand Pérez y Enrique Meléndez, (Jugando pelota dura)— una entretenedora histórica que se supone sea independentista—Carmen Jovet (Con la Jovet)— y un exdirigente del PPD cargado de resentimientos y sueños frustrados—Ferdinand Mercado (Con todo el derecho)—.

En WKAQ la lista de analistas-comentaristas solitarios es harto elocuente. Unos se distinguen por su vanidad, otros por su pedantería precoz, otros por su estridencia corrosiva, otros por jugar a ser camaleones ideológicos. Ahí tenemos a Rubén Sánchez, Normando Valentín, Luis Francisco Ojeda y J. Fonseca.

Un caso particularmente indeseable es el de Luis Dávila Colón; no por anexionista, sino porque tras una fachada pretendidamente ilustrada se anida un espíritu cínico, destructivo y perverso. Él y sus acompañantes de ocasión constituyen un atentado cotidiano a la seriedad y el respeto que debe prevalecer en esta sociedad y en los medios de comunicación social.

En WKAQ están también Luis Pabón Roca y Carlos Díaz Olivo, el primero estadolibrista y el segundo anexionista. Ambos con licencia para matar.

En Radio Isla encontramos en la mañana, al estadolibrista histórico José Arsenio Torres y a la independentista sui géneris Inés Quiles, cada uno de ellos en su soledad o con invitados, por lo general gente seria y competente. En la tarde se presenta Damaris Suárez en compañía de un comentarista joven. A las cinco se transmite el único programa donde participan tres representantes de ideologías distintas, Fuego Cruzado, que más que un programa de debate es un encuentro entre amigos que suelen conversar y reflexionar de forma sosegada, sobre asuntos interesantes.

En WIAC los analistas solitarios son Wilda Rodríguez, acompañada de Graciela Rodríguez; el exlegislador del PNP Carlos Díaz y Silverio Pérez.

Hay tres programas radiales en los que participan dos personas, una representando al estadolibrismo y la otra la anexión, excluyéndose en los tres la representación independentista: WKAQ Analiza (WKAQ), Jugando pelota dura (WUNO) y Rojos y azules (WAPA).

Llama también la atención el carácter francamente violento de los nombres de muchos de estos programas, indicativo de los niveles de intolerancia que se promueven en los mismos o de la manera como se concibe que deban realizarse los debates políticos en el País: Si no lo digo reviento, Echando candela, El azote, Fuego cruzado, Echando chispa, El malletazo, El fuetazo, El escándalo del día, Jugando pelota dura, El cuarto bate, Ojeda sin límite…

Como podemos ver, en esas estaciones de radio—que gozan de gran audiencia a nivel nacional— se ha eliminado el debate ideológico, se ha borrado casi totalmente la participación del sector independentista, se han impuesto las ideas y pareceres de analistas —falsos y verdaderos—seleccionados por los dueños, y se ha generado una suerte de farándula cotidiana orientada, en la mayoría de los casos, a trivializar la información con análisis superficiales y tendenciosos; a promover discursos cataclísmicos, caóticos y escandalosos; a politiquear según los intereses de cada cual, o simplemente a comentar las noticias publicadas en los periódicos, sobre todo El Nuevo Día.

El resultado ha sido el deterioro progresivo de la radio como instrumento por excelencia para el análisis y la interpretación social profunda, responsable, participativa, diversa y proponente.

Evidentemente, aquí hay cálculo y premeditación. Se trata de un operativo colonial-anexionista dirigido a remachar, o las bondades del ELA y la inamovilidad del mismo, o la inevitabilidad de la estadidad como pretendida opción descolonizadora que nos conducirá al cuerno de la abundancia y la felicidad.

En cuanto a la independencia o el reclamo de poderes, la intención es que haya cero consideración de esa posibilidad, que simplemente no se reconozca su existencia, que se le desprecie y se le ningunee como una fantasía en la que sólo creen dos o tres desquiciados.

El movimiento independentista tiene que enfrentar un cuadro de situación mediática nada disimulado y totalmente adverso. ¿Cómo imponer nuestra presencia, cómo abrir espacios para educar, para que el pueblo pueda considerar nuestras opiniones, denuncias y propuestas? ¿Cómo romper el cerco?

Primero que todo, hay que reconocer el problema. Estamos ante un operativo concertado de invisibilización del movimiento independentista. Hay la intención activa de que no se discuta ni se considere la independencia como alternativa para resolver el problema de colonialismo y la crisis socioeconómica que vive nuestro País. La intención es particularmente lesiva en estos tiempos en los que la existencia o no de prácticamente todo, depende de su presencia mediática; y en los que la crisis económica y social prevaleciente reclama análisis y propuestas serias, responsables y profundas.

Precisamente, la intención de estos medios de comunicación también consiste en circunscribir la discusión sobre la situación del País a parámetros estrictamente partidistas—en el peor sentido—donde lo que prevalece es la “tiraera” y no la consideración seria de las ideas.

Frente a esta situación, se impone la premisa aquella de que, la mejor manera de hacer es haciendo; y haciendo es como vamos a romper el cerco. Es decir, generando lucha, campañas, manifestaciones, que inevitablemente tengan que ser reseñadas, desarrollando actividades, promoviendo, participando, abriendo espacios propios de comunicación—programas de radio, periódicos, boletines—escribiendo artículos en la prensa,  contratando cuñas radiales,  usando el internet…

La inacción nos conduce a la autoinvisibilización, es decir, a facilitarle las cosas al adversario; a resignarnos a no existir ni ser tomados en cuenta…y eso es inadmisible.

Tenemos que forzar nuestra presencia. Tenemos que imponer nuestra presencia y la de nuestras ideas, denuncias, propuestas, reclamos, análisis… Tenemos que ser autogestionarios, generar formas propias de comunicación con nuestra gente.

Así, iremos rompiendo el cerco. Así, enfrentaremos exitosamente los intentos de invisibilización de nuestra lucha de independencia y contribuiremos a elevar la calidad y profundidad del debate de ideas en el País.

El MINH ante la situación en Escocia

Escrito por Movimiento Independentista Nacional Hostosiano

San Juan, 19 de septiembre de 2014.- El proceso independentista en Escocia es una muestra elocuente de los niveles de inconformidad política, económica y social de numerosas nacionalidades que componen estados multinacionales en Europa.

El gobierno británico, la banca privada y los medios de comunicación conservadores tuvieron que recurrir a una campaña de miedo, mentiras y falsas promesas para lograr prevalecer en el referéndum celebrado ayer en Escocia, por un margen limitado de votos.

Mientras tanto, otros procesos independentistas avanzan en Europa, entre los que destaca Cataluña. A pesar de las medidas coercitivas y las amenazas del gobierno derechista de Mariano Rajoy, el Pueblo catalán avanza multitudinariamente en la ruta de la soberanía plena.

El Pueblo puertorriqueño tiene mucho que aprender de estas experiencias independentistas que acontecen en Europa. Sobre todo, debemos reflexionar profundamente sobre la capacidad que tenemos de generar una economía independiente, que satisfaga las necesidades básicas de nuestra población.

La pregunta básica que debemos hacernos es: si por décadas y siglos hemos producido inmensas riquezas para otros, mientras nos empobrecemos, ¿por qué no habremos de ser capaces de generar riquezas para nosotros mismos sin estar sometidos a nadie?

La independencia nacional es, evidentemente, la vía obligada y correcta para dar fin a la subordinación política, la pobreza y la explotación. Esa es la gran lección que nos ofrecen hoy Escocia y Cataluña.

La consulta independentista en Escocia y sus lecciones para Puerto Rico

Por Alejandro Torres Rivera / MINH

El referéndum de secesión de Escocia del Reino Unido de la Gran Bretaña: algunas lecciones e interrogantes para el ejercicio a la libre determinación del pueblo de Puerto Rico.

I.    Introducción

Durante las pasadas semanas, los ojos de los habitantes del Reino Unido de la Gran Bretaña se han posado sobre los acontecimientos y debates generados en torno a la consulta popular en Escocia donde se determinará si en el futuro dicha región se independizará del resto del Reino. En efecto, los escoceses se aprestan a un ejercicio de libre determinación donde si bien se contabilizará la preferencia de su electorado hábil en torno a la opción secesionista, se ha cuestionado también si la misma ofrece a los escoceses una verdadero ejercicio de autodeterminación dentro del marco del derecho internacional vigente.

Escocia es una de las cuatro partes que integran el Reino Unido de la Gran Bretaña, el cual incluye: Inglaterra, Gales, Irlanda del Norte y Escocia. Ubica en una superficie de 78, 772 kilómetros cuadrados en la porción de la isla compartida con Gales e Inglaterra. Su población se estima en algunos 5.8 millones de habitantes. Su capital es Edimburgo.

El Reino Unido de la Gran Bretaña es una entidad política unitaria, gobernada mediante un sistema de gobierno parlamentario donde coexiste, además, una monarquía constitucional. Su capital es Londres. No obstante coexisten en dicho territorio varias ciudades que hacen las veces de capitales de cada una de la partes componentes del Reino Unido. El Reino Unido tiene, además, más de una decena de territorios en Ultramar, todos ellos vestigios del antiguo Imperio Británico.

El Reino Unido de la Gran Bretaña surge el 1 de mayo de 1707 producto de la unión política del Reino de Escocia y el Reino de Inglaterra. El Reino de Escocia fue un reino independiente desde el año 843. En 1800 Irlanda siguió los pasos de estos dos reinos mediante la llamada ¨Acta de Unión¨, hasta que luego de una guerra conocida como la Guerra Anglo-irlandesa de 1919 a 1921, la porción mayoritaria de la Isla de Irlanda (26 condados), optaron por la independencia mientras otros seis condados localizados en la porción norte, optaron por permanecer vinculados al Reino Unido. También se sustituyó también la denominación del Estado político de Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, por la de Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

La bandera del Reino Unido de la Gran Bretaña se concibe como la integración de las banderas originales de Inglaterra, Escocia e Irlanda. La Cruz Roja en la bandera representa Inglaterra; el fondo azul, donde aparece la Cruz de San Andrés en forma de una equis blanca, representa Escocia; mientras la equis roja, sobrepuesta sobre la blanca, es la Cruz de San Patricio y representa a Irlanda.

A la fecha de la firma de la unión de los reinos de Inglaterra y Escocia, ya Gales era parte de Inglaterra. La relación política entre los reinos de Escocia e Inglaterra a través de la Unión de las Coronas de 1603 precedió por un siglo la unión entre los dos Estados como los conocemos hoy una vez se determinara la unificación de los parlamentos de Londres y Edimburgo en 1707.

El parlamento del Reino Unido de la Gran Bretaña contaba hasta 2010 con una Cámara de los Comunes compuesta por 646 miembros de los cuales 529 provenían de Inglaterra, 18 de Irlanda del Norte, 40 de Gales y 59 de Escocia. A partir de las elecciones de 2010, cada una de las partes componentes del Reino Unido de la Gran Bretaña sumaron un parlamentario adicional en la composición del cuerpo para un total de 650. Dentro de la Gran Bretaña coexisten tres instituciones jurídicas: la de Inglaterra, la de Irlanda del Norte y la de Escocia, aunque desde 2009 existe una Corte Suprema. Si bien algunos mencionan que el Tratado de la Unión parte de la premisa de su acuerdo soberano entre ambos reinos; otros por el contrario, mencionan que dicha unidad no fue sino el producto de la fuerza ejercida por el Reino de Inglaterra sobre el Reino de Escocia.

II: Origen de la propuesta secesionista:

Tras un referéndum efectuado en 1997, en Escocia se ha venido desarrollando un lento proceso de descentralización del poder político. Las demandas de mayor autonomía llevaron al Gobierno inglés a permitir algún grado de autonomía en la región, aunque reservándose para sí la prerrogativa de ampliar, modificar, cambiar o abolir el grado de autonomía reconocido. El gobierno actual de Escocia es presidido por Alex Salmond quien funge como Primer Ministro. Salmond, a su vez, es el dirigente del Partido Nacional Escocés. En las elecciones del 6 de mayo de 2007 obtuvo el apoyo de los parlamentarios del Partido Verde. En las elecciones efectuadas el 6 de mayo de 2011 el partido que encabeza Salmond y sus aliados obtuvieron la mayoría absoluta de los votos en el parlamento.

De acuerdo con Charles King en un artículo publicado en la Revista Foreign Affairs de septiembre-octubre 2012, bajo el título The Scotish Plan: Edinburgh´s Quest for Independence and the Future of Separatism, Salmond insiste en un discurso que si bien promueve la independencia de Escocia del resto del Reino, no supone una ruptura con el Reino Unido de la Gran Bretaña. Salmond considera que entre Escocia y el Reino Unido de la Gran Bretaña existen lazos o vínculos históricos, de idioma y cultura, los cuales deberán sobrevivir a la separación política entre ambos pueblos. De acuerdo con el independentista escocés, la separación política no supondrá costos para el Reino Unido. Afirma, a su vez, el compromiso de que Escocia permanezca integrada como Estado independiente dentro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Para el Reino Unido de la Gran Bretaña reviste una importancia la instalación naval localizada en Faslane, Escocia, muy cerca de Glasgow, donde ubican varios submarinos nucleares de la Marina Real Británica armados con misiles nucleares. La afirmación de Salmond relacionada a la presencia de una Escocia independiente dentro de la OTAN ciertamente ofrecería para el Reino Unido importantes garantías si no fuera porque el propio Salmond se ha pronunciado contrario a la presencia de armamento nuclear en Escocia.

La propuesta de separación impulsada por Salmond a nombre del Partido Nacional Escocés le ofrece al Reino Unido de la Gran Bretaña su disposición de mantener en Escocia la libra de esterlina como moneda de circulación común a diferencia de la mayor parte de los países de la Unión Europea donde es el euro la moneda utilizada. A pesar de ello los partidos tradicionales en el Reino Unido se han pronunciado en contra de que bajo un escenario de independencia, Escocia continúe utilizando la Libra de Esterlina como moneda.

En Escocia, a diferencia de la intención de la Generalitat de Catalunya de someter a los catalanes una consulta en la cual puedan expresarse a favor o en contra de la secesión con relación al resto del Estado español, las conversaciones para viabilizar el proceso de consulta no han estado dentro de un ¨campo minado¨ sembrado por el gobierno británico. Aquí los representantes de Londres han procurado que la consulta se celebrara en el más corto tiempo posible, quizás procurando forzar una consulta en el momento en que aún los votos por el ¨NO¨ pudieran ser mayoritarios. La consulta en Escocia se limitó a lo siguiente: Should Scotland be an independent country? (¿Debería Escocia se un país independiente?)

Aunque la mayoría de los sondeos ofrece un pequeño margen en contra de la separación, ciertamente desde que se hiciera pública la consulta, según las encuestas, ha ido aumentando el apoyo a la opción separatista. Por ejemplo, a la altura del comienzo del presente año, solamente entre un 28% a un 38% favorecía la secesión del Reino Unido. Una encuesta efectuada esta semana, publicada en Townhall.com por Mike Sheldock bajo el título Stiglitz v. Krugman on Scotland, daba una relación de 54% a 46% de los votos a favor de mantener la unión. Por su parte, otra encuesta publicada por la BBC el 15 de agosto de 2014, indicaba que el NO obtendría un 51% de los votos frente a un 38% para el SI, con un 11% de los votantes indecisos.

En el ensayo publicado en Foreign Affairs antes citado, nos indica Charles King que independientemente al resultado de la votación, el Parlamento inglés tendrá que moverse a conceder mayores poderes políticos a Escocia (¨further devolution of power to Scotland¨). De hecho, si bien puede decirse que una mayoría de los escoceses no favorece la separación total del Reino Unido de la Gran Bretaña, cerca de un 70% favorecerían una ampliación de la soberanía de Escocia dentro del marco de su relación con el Reino Unido.

A diferencia de otros procesos de secesión, donde el componente de la identidad nacional es un elemento esencial, en el caso de Escocia, este elemento no parece estar tan enraizado en la mente de los escoceses. En el debate ha tenido primacía los aspectos económicos.

Escocia posee reservas invaluables de petróleo y gas natural provenientes de los depósitos de hidrocarburos localizados en el Mar del Norte. Se estima que en el curso de una generación, los ingresos provenientes de tales fuentes podrían alcanzar la suma de 37 mil millones de euros, suma esta con la cual cuenta el Partido Nacional Escocés para desarrollar un sistema económico y social en Escocia similar al existente en Noruega. Hoy día los beneficios de la explotación del petróleo y gas natural provenientes de Escocia son compartidos con otras regiones del Reino Unido donde tales ingresos provenientes de fuentes similares se han reducido sustancialmente. Si Escocia tuviera el control de los beneficios del petróleo y gas natural en un 90%, pasaría a ser uno de los países con el ingreso per cápita más alto del mundo. De ahí que el debate sobre la secesión se haya centrado más en el tema económico que en el tema de la identidad nacional. De igual modo, aquellos que se oponen a la separación se han unido en el planteamiento de que el Banco de Inglaterra y otros sectores financieros volverían la espalda a una Escocia independiente, así como el rechazo del resto del Reino Unido a la preservación del sistema monetario hoy vigente en Escocia, como parte de su integración con el Reino Unido.

De resultar favorecida en la consulta la opción independentista, el nuevo gobierno independiente de Escocia entraría en funciones en marzo de 2016. En lo que tal fecha llega las partes tendrán que entrar en un efectivo proceso de transición.

III: El derecho a la libre determinación y el voto de los no nacionales en la consulta

Como indicamos, en la consulta a efectuarse en Escocia se someterá ante sus electores la pregunta de si están o no de acuerdo con que Escocia se independice del Reino Unido de la Gran Bretaña. Bajo los términos acordados entre los primeros ministros del Reino Unido y de Escocia, se ha estipulado que podrá votar en la consulta todo elector que sea ciudadano británico, de la Unión Europea o del Commonwealth británico, que viva en Escocia y esté registrado en el censo que cuente con más de 16 años de edad. Es el compromiso de ambas partes acatar el resultado de la consulta, en ese sentido, se trata de una consulta vinculante.

La fecha escogida por las partes para llevar a cabo la consulta, a pesar de que elementos de la identidad nacional no son determinantes, no deja de ser históricamente hablando una de naturaleza simbólica. La fecha coincide con la Batalla de Bannockburn, efectuada hace 700 años, donde fuerzas escocesas derrotaron a fuerzas inglesas.

Al pasar juicio sobre quiénes serían los sujetos de autodeterminación en un proceso de ejercicio de libre determinación de un pueblo, la condición de nacional del territorio objeto de la autodeterminación ha sido un elemento a tomar en consideración bajo el Derecho Internacional. Este factor es de mucha pertinencia en el caso de Puerto Rico, particularmente en lo relacionado con la convocatoria futura a una consulta sobre la Asamblea Constitucional de Estatus o a una consulta de naturaleza plebiscitaria, sea ésta vinculante o no vinculante, toda vez que en Puerto Rico, además de los ciudadanos puertorriqueños, tiene derecho a votar todo ciudadano estadounidense domiciliado en nuestro país. En consecuencia, toda persona nacida en Estados Unidos o naturalizada que tenga su domicilio en Puerto Rico sería potencialmente un elector hábil para votar.

Discutiendo el caso de Puerto Rico, Javier A. Morales Ramos, en su ensayo publicado en la Revista Jurídica de la Universidad de Puerto Rico, Vol. 60, Núm. 2, pág. 464, (1991) Sujetos de autodeterminación puertorriqueña: El pueblo no puede decidir hasta que alguien no decida quién es el pueblo, indica que el ¨concepto de la autodeterminación de los pueblos tiene sus raíces históricas relacionadas con la Revolución Francesa.¨ Señala que previo a la misma los ¨pueblos¨ que convivían dentro del Estado, se reconocían como ¨comunidades de cultura que poseían su propia lengua y sus propias costumbres jurídicas y sociales¨. Indica que a raíz de la Revolución, ¨el Estado perdió la identificación con el monarca y los forjadores de la revolución cambiaron el término Estado por el término ´nación¨. De la anterior noción deriva el concepto ¨nacionalidad¨.

De acuerdo con el autor:

¨El principio de la nacionalidad fue el predecesor del principio de la autodeterminación. Este último comienza a desarrollarse a partir de la Primera Guerra Mundial donde los aliados inicialmente rechazaron la discusión del tema y no fue hasta el advenimiento de la revolución bolchevique (que afirmó el derecho a la autodeterminación) y las expresiones del Presidente Wilson que los aliados promulgaron este principio. No obstante, el principio promulgado no se plasmó en acción al grado previsto, sino que fue limitado por cuestiones políticas. Posterior al fallido intento de la Liga de Naciones y con el surgimiento de las Naciones Unidas como un foro internacional más robusto el concepto ha cobrado un sentido reconocido, de naturaleza legal.¨

Morales Ramos nos dice en su escrito que el término ¨autodeterminación de los pueblos¨ figura presente en varias partes de la Carta de las Naciones Unidas, aunque en ninguna parte de ella figura una definición propiamente del referido término. No obstante, indica, las Naciones Unidas identifican que los pueblos como tales gozan al menos de dos características: una cultura distinta a aquella de las metrópolis y su localización en una porción territorial diferente de ésta. Tomando como base los enunciados de las Naciones Unidas, el autor cita lo siguiente:

¨(a) The term ´people´ denotes a social entity possessing a clear identity and its own characteristics; (b) It implies a relationship with a territory, even if the people in question has been wrongfully expelled from it and artificially replaced by another population; (c) A people should not be confused with ethnic, religious or linguistic minorities, whose existence and rights are recognized in article 27 of the Internacitional Convenant on Civil and Political Rights.¨

El autor nos señala que existen al menos tres teorías sobre el principio de la nacionalidad como precursora del derecho a la autodeterminación. En primer lugar, la teoría alemana que postula unos criterios objetivos específicos tales como lenguaje, historia, territorio, raza, cultura y religión. La segunda, la teoría francesa o subjetiva, la cual postula que ¨pueblo¨ o ¨nación¨ depende de la voluntad de las personas que lo compongan. La tercera, la teoría mixta o la teoría italiana, donde la nacionalidad ¨combina la unidad del lenguaje, territorio, origen y costumbres, con la voluntad de vivir en determinado pueblo de forma unitaria por lo que este criterio no es tan solo la suma de los dos anteriores sino un concepto más completo del significado de pueblo o nación.¨ A partir de lo anterior, el autor postula la necesidad de que sea necesario definir primero cuál es el pueblo como sujeto de autodeterminación como etapa previa a su ejercicio.

Por ¨nacional¨ del territorio suele definirse a aquellas personas nacidas en el mismo, o hijo o hija de una persona nacida en el territorio. Así, por ejemplo, lo establecen los distintos proyectos de convocatoria a una Asamblea Constitucional de Estatus en Puerto Rico hoy radicados ante la Asamblea Legislativa. No obstante, con arreglo al estado normativo existente en Puerto Rico estableciendo quiénes pueden ejercer el derecho al voto, como indicamos antes, se incluye también a los ciudadanos estadounidenses domiciliados en Puerto Rico.

Sobre el particular, A. Álvarez en El Nuevo Derecho Internacional en sus relaciones con la vida actual de los pueblos, citado por Morales Ramos en su ensayo, señala lo siguiente:

¨El derecho de los pueblos a disponer de sí mismos se confiere sólo a los ciudadanos del país o de la región, es decir, a los individuos que han nacido ahí, a los nacionales, cualquiera que sea la raza a la cual pertenezcamos.¨

Los principios del Derecho Internacional no son ajenos al marco constitucional doméstico del Reino Unido de la Gran Bretaña, como tampoco son en el caso de Estados Unidos. En este caso particular de Estados Unidos, en materia de ejercicio a la libre determinación, tales principios se incorporan por vía de la Cláusula de la Supremacía en su Constitución, la cual dispone:

¨This Constitution, and the laws of the United States which shall be made in pursuance thereof; and all the treaties made, or which shall be made, under the authority of the United States, shall be the supreme law of the land; and the judges in every state shall be bound thereby, and anything in the constitution and laws of any state to the contrary notwithstanding.¨

Además, en el caso The Paquete Habana, 175 US 677 (1900), el Tribunal Supremo de Estados Unidos expresó:

“International law is part of our law, and must be properly ascertained and administrated by the courts of justice of appropriate jurisdiction as often as questions of right depending upon it are duly representated for their determination. For this purpose, where there is no treaty and no controlling executive or legislative act or judicial decision, resort must be had to the custom and usage of civilized nations.”

En Filártiga v. Peña-Irala 630 F2d 876 (1980) por otra parte, se indicó:

“Law of nations forms a part of the laws of the United States, even in absence of congressional enactment.”

El profesor Luis Henkin, 82 Mich. L. Rev. 1555 (1984), pág.. 1566, ha indicado al respecto:

“Today it is established that customary international law, as incorporated into U. S. Law, fits comfortably into the phrase ‘the laws of the United States for purposes of supremacy to state law. We have also accepted customary international law in ‘laws of the United States’ for the purposes of Article III. Indeed, it is only by inclusion international law in ‘laws of the United States’ that one can find a firm basis for the supremacy of federal interpretations of international law, or for federal jurisdiction over cases arising under international law.”

La determinación en cuanto a quiénes serían elegibles para votar en un plebiscito convocado con el propósito de que el Pueblo de Puerto Rico ejerciera su derecho a la libre determinación requiere la incorporación de los criterios definidos en el derecho internacional.

Por lo anterior, tomando a préstamo unas expresiones del Lcdo. Rubén Berríos Martínez en su ponencia ante el Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado de Estados Unidos el 30 de enero de 1991, la cual figura en el libro publicado bajo el título Puerto Rico: Nacionalidad y Plebiscito bajo el tema ¨Un conflicto de Nacionalidades¨, el autor distingue entre los conceptos ¨nación¨ y ¨nacionalidad¨. Indica que en su origen ambos ¨se refieren básicamente a una entidad social y cultural¨. Señala que el concepto ¨nación estado¨, ¨se refiere a una organización político territorial que pudiera estar compuesta de una o varias nacionalidades.¨ Indica Berríos Martínez lo siguiente:

¨Para fines del siglo 18 y comienzos del siglo 19, principalmente como consecuencia de las revoluciones francesas y americana, el término ´nacionalidad´ se confundió con el término ´ciudadanía´ y ´nación-estado´ se confundió con el término ´nación´, que vino a interpretarse como un cuerpo de ciudadanos cuya voluntad o soberanía política encontraban expresión en un estado político.¨

Utilizando como base la definición que desde 1925 ha tenido el Diccionario de la Real Academia Española (Edición de 1991), el Lcdo. Berríos Martínez nos refiere a unos elementos definitorios en la configuración de una nación: ¨Una colectividad de personas que tiene el mismo origen étnico y que, en general, habla un lenguaje común y posee una tradición común.¨ Otras características asociadas con lo anterior son: territorio, historia, símbolos y rituales comunes y fidelitas, o lealtad primaria a la nacionalidad.

Por su parte, el Lcdo. Fermín L. Arraiza Navas en su ensayo Autodeterminación y Puerto Rico, indica que ¨el Derecho a la Autodeterminación no permaneció como mero principio o aspiración política del derecho internacional público, sino que fue reconocido como derecho fundamental de todos los Pueblos, en dos de los tres componentes de la Carta Internacional de Derechos Humanos, a saber: el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptado en 1956.

El 14 de diciembre de 1960, la Asamblea General de la ONU aprobó su Resolución 1514 (XV). En ella declara, entre otros extremos de importancia, que la ¨sujeción de los pueblos a una subyugación, dominación y explotación extranjeras constituye una negación de los derechos humanos fundamentales, es contraria a la Carta de las Naciones Unidas y compromete la causa de la paz y de la cooperación mundiales¨; todos ¨los pueblos tienen el derecho de libre determinación; en virtud de este derecho, determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural¨; que en ¨los territorios en fideicomiso y no autónomos y en todos los demás territorios que no han logrado aún su independencia deberán tomarse inmediatamente medidas para traspasar todos los poderes a los pueblos de esos territorios, sin condiciones ni reservas, en conformidad con su voluntad y sus deseos libremente expresados, y sin distinción de raza, credo ni color, para permitirles gozar de una libertad y una independencia absolutas.¨

El 16 de diciembre de 1966, mediante la Resolución 2200 (XXI), fue aprobado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el cual entró en vigor el 23 de marzo de 1976. (Este Pacto fue ratificado por Estados Unidos en 1992). En su Parte I, Artículo 1, se consigna que todos ¨los pueblos tienen el derecho de libre determinación¨, por lo que en tal virtud, establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.

El 24 de octubre de 1970 la Organización de las Naciones Unidas, reconociendo la vigencia y aplicabilidad de la Resolución 1514 (XV) a los procesos de autodeterminación, aprobó la Resolución 2625 (XXV). La misma contiene la Declaración relativa a los principios de Derecho Internacional aplicables a las relaciones de amistad y cooperación entre los Estados miembros en conformidad con la Carta de la ONU. En su Anejo, se relacionan los principios aplicables al ¨principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos¨. Allí, si bien reitera que ¨todos los pueblos tienen el derecho de determinar libremente, sin injerencia externa, su condición política y de proseguir su desarrollo económico, social y cultural, y todo Estado tiene el deber de respetar este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta¨.

La referida Resolución 2526 (XXV), en el apartado relacionado con ¨El principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos¨, indica lo siguiente:

¨El establecimiento de un Estado soberano e independiente, la libre asociación o integración con un Estado independiente o la adquisición de cualquier otra condición política libremente decidida por un pueblo constituyen formas del ejercicio del derecho a la libre determinación de ese pueblo.¨

Si bien daría la impresión que con la frase ¨adquisición de cualquier otra condición política libremente decidida por un pueblo¨, se haría innecesario el cumplimiento de otras normas y requisitos exigidos en el Derecho Internacional para hacer valer el principio de la libre determinación de los pueblos, lo cierto es que la referida Resolución no pretende enmendar o derogar la Resolución 1514 (XV) de 1960, sino por el contrario, expresarse en torno a las ¨relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.¨ Precisamente, en los párrafos que preceden la disposición citada de la Resolución 2526 (XXV), se dispone que en virtud del ¨principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos¨, éstos tiene el derecho de ¨determinar libremente, sin injerencia externa, su condición política y de proseguir su desarrollo económico, social y cultural, y todo Estado tiene el deber de respetar este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta.¨ Entre la obligaciones que asumen los Estado para hacer valer ese derecho de los pueblos se encuentra, ¨poner fin rápidamente al colonialismo, teniendo debidamente en cuenta la voluntad libremente expresada de los pueblos a la subyugación de que se trate; y teniendo presente que el sometimiento de los pueblos a la subyugación, dominación y explotación extranjeras constituye una violación del principio, así como una denegación de los derechos humanos fundamentales, y es contraria a la Carta de las Naciones Unidas.¨

Conforme a lo anterior, incluso en procesos como el que se lleva a cabo en el caso de Escocia, la Resolución 1514 (XV) es de total aplicación al mismo.

En lo concerniente a Puerto Rico, desde el punto del principio del voto de los nacionales en una consulta sobre autodeterminación, particularmente aquellos residentes en Estados Unidos, hacemos referencia a un breve artículo el Profesor Carlos Rivera Lugo en un libro que junto al Lcdo. Juan Manuel García Passalaqua. El mismo fue publicado bajo el título Puerto Rico y los Estados Unidos: El Proceso de Consulta y Negociación de 1989 y 1990. Tomo II, 1990, Editorial de la Universidad de Puerto Rico. Bajo el título Nacionalidad, Idioma y Voto Ausente, se indica:

“El 16 de mayo de 1989, el Servicio de Investigaciones Congresionales determinó, en respuesta a una consulta del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado, que no había impedimento constitucional al voto de los puertorriqueños residentes en los Estados Unidos. Y en julio de 1989, el Departamento de Justicia Federal expresó también su opinión sobre una posible participación de los puertorriqueños residentes en los Estados Unidos. En un memorando confidencial preparado a instancias del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado, el Departamento de justicia dijo no tener objeción alguna a que se le otorgue el voto a los puertorriqueños nacidos en Puerto Rico pero que en la actualidad residen en los Estados Unidos. Citó como fundamento de su opinión el precedente internacional de los plebiscitos organizados por el Tratado de Versalles de 1919 luego de finalizada la Primera Guerra Mundial. Por ejemplo, el Artículo 88 del Anejo (4) (b) de la convención mencionada dice: ‘Se le reconocerá el derecho al voto a toda persona nacida en el área del plebiscito o que han estado domiciliados allí.’

Por otra parte, la Profesora Carmen Gautier Mayoral, especialista en asuntos internacionales llamará la atención, mediante unas declaraciones dadas a la prensa, sobre otros dos precedentes internacionales que apoyan la posición de que en el plebiscito voten todos los nacionales puertorriqueños, vivan en la Isla o en los Estados Unidos. Se trata de los casos de Camerún Septentrional y el Sahara Occidental. En cuanto al primero, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó una resolución en la que declaró que solo podían votar, en un plebiscito, los nacidos en el territorio y los hijos de padres nacidos en dicho territorio. En el segundo caso, el Tribunal Internacional de Justicia emitió una opinión en noviembre de 1975 en la que declara que, bajo el Derecho Internacional, solo deben votar los nacionales del territorio en un plebiscito.

Carece de fundamento el argumento esgrimido por algunos abogados puertorriqueños de que el criterio constitucional requerido para determinar quiénes votan en el plebiscito es el de ciudadanía estatal, excluyendo así necesariamente el criterio de origen nacional y, por ende, la participación de los puertorriqueños residentes en Estados Unidos. Se olvidan que los procesos prescriptivos relevantes en un proceso de descolonización trascienden los límites establecidos por las leyes electorales de Puerto Rico, el Derecho federal y la cláusula constitucional de la igual protección de las leyes. No estamos ante una votación cualquiera. La naturaleza especial de una consulta plebiscitaria, en la que se trata de un ejercicio de libre determinación para disponer del futuro de un territorio, requiere de la aplicación del Derecho Internacional.

Se olvida, a veces acomodaticiamente, que para estos fines el Derecho Internacional es parte del Derecho Nacional de los Estados Unidos, de acuerdo con la cláusula de Supremacía de la Constitución federal. Se olvida también que un principio universalmente reconocido del Derecho Internacional es aquel que le impide a un estado esgrimir limitaciones de su propio ordenamiento jurídico para obviar cumplir con sus obligaciones bajo el Derecho Internacional. Y, finalmente, se olvida que bajo el Derecho Internacional las cuestiones coloniales son asuntos de interés internacional y por tanto, no pertenecen a la jurisdicción doméstica exclusiva de los estados que administran territorios coloniales”.

Entre los casos que sustentan la aplicación de este criterio, además de los precedentes incluidos en las citas anteriores, también se encuentran los casos de Namibia, Eritrea, Camerún del Sur y la Somaliland francesa.

El Lic. Fernando Martín, Vicepresidente del Partido Independentista Puertorriqueño, en entrevista publicada por el diario El Nuevo Día, en su edición del 10 de junio de 1990, expresó con acierto, en referencia a Puerto Rico lo siguiente:

“El efecto de votar aquí extranjeros y norteamericanos es debilitar la legitimidad de cualquier resultado. Si el diez por ciento de los que votan es nacido en el extranjero y el plebiscito se decide por menos de diez por ciento, quedaría la duda de si lo decidieron los extranjeros… y eso invalidaría la legitimidad de cualquier resultado.”

En el caso de la consulta escocesa, la condición de ¨nacional¨ de los habitantes del territorio no fue tomada en consideración por aquellos que acordaron la consulta. De hecho, se estima que mientras cerca de medio millón de electores que tienen el derecho a voto no son nacionales escoceses; 700 mil nacionales escoceses que residen en otras partes del Reino Unido o de la Mancomunidad Británica no tendrían derecho a votar.

En su edición de 14 de septiembre de 2014 el periódico El Nuevo Día, bajo la firma del periodista José Delgado, indica que en Escocia vive medio millón de ingleses, los cuales podrían decidir con sus voto el resultado de la consulta, ya que mientras estos cientos de miles de ingleses votan en la misma, cerca de 800 mil escoceses no podrán hacerlo por residir fuera de Escocia. A lo anterior, añade el periodista, se suma la intensa campaña llevada a cabo por los partidos políticos del Reino Unido, fundamentalmente el Partido Conservador y el Partido Laborista, quienes se han unido para influenciar en el proceso político electoral haciendo campaña por el NO, frente a lo que debería ser el ejercicio natural de los nacionales del territorio, es decir, los escoceses. A estos partidos, además, se ha unido también tomando partida por el NO los sectores del capital financiero inglés amenazando con retirar su presencia económica en Escocia si prevalece el SI en la consulta

Como parte del proceso para habilitar la consulta en Escocia, ambas partes descartaron, además de limitar el voto a los nacionales escoceses, llevar a cabo una segunda consulta; es decir, el fundamento inalienable que tiene el derecho al ejercicio a la libre autodeterminación de los pueblos, sencillamente queda supeditado al resultado de la consulta. De no prevalecer la secesión en la decisión del electorado que participe de la votación, entonces Escocia y el Reino Unido de la Gran Bretaña se moverán hacia eventuales modificaciones en sus actuales relaciones políticas donde Escocia acceda a mayores poderes políticos. De acuerdo con lo que se ha anticipado, Escocia retendría las competencias de un Estado soberano, menos aquellas relacionadas con la defensa, la política exterior, la regulación financiera, la política monetaria y la moneda.

En resumen, aún perdiendo la consulta, los escoceses que impulsan la independencia la consulta, en los próximos años seremos testigos de cambios profundos en la relación de los diferentes componentes del actual Reino Unido de la Gran Bretaña. De hecho, a juicio de Charles King en su artículo publicado en Foreign Affairs, las reformas constitucionales que han venido ocurriendo en el Reino Unido en los pasados años han ido transformando al mismo en un sistema federativo de facto.

IV. La experiencia de Quebec

El 31 de octubre de 1995 se llevó a cabo en Quebec, una región originalmente colonizada por Francia localizada al norte de Estados Unidos de América, una consulta popular donde se planteaba la secesión de esta región de lo que constituye la federación canadiense. Quebec es una unidad territorial donde prevalece entre sus habitantes el idioma francés, una identidad religiosa predominantemente católica, una cultura propia, heredera de la cultura francesa; y donde se ha conformado entre sus habitantes una sicología común como pueblo, constitutivos el conjunto de tales elementos de una nacionalidad diferenciada al resto de Canadá.

Previamente, durante los años ochenta se efectuó una consulta similar en la cual los habitantes del territorio, en su ejercicio a la libre determinación, se expresaron a favor o en rechazo a separarse del resto de la federación canadiense y formar un Estado político separado. En la consulta, tan sólo el 40% de su electorado reclamó su derecho a separarse de Canadá y constituirse en un Estado político distinto, prevaleciendo la federación canadiense. En 1995 se efectuó una segunda consulta sobre el derecho a la autodeterminación del Quebec. Para entonces su población era de unos 27 millones de habitantes, equivalentes a una cuarta parte de la población total de Canadá. Quebec, sin embargo, representa una sexta parte del territorio canadiense.

La consulta de 1995 dejó un saldo similar desde el punto de vista de prevalecer la federación. Esta vez, a pesar del avance independentista, el 50.37% de los votantes optaron por permanecer integrados dentro de un mismo estado político, mientras el 49.63% se expresó a favor de formar un estado político separado. Los datos de la consulta revelaron, sin embargo, que cerca del 20% de los votantes lo constituían electores provenientes de otras provincias del Canadá; es decir, no eran nacionales del Quebec.

De hecho, existen indicios que apuntan a que entre la consulta de 1980 y la de 1995 se incrementó el traslado de población anglocanadiense a la región francocanadiense. Así las cosas, básicamente un 1% de los electores registrados fueron los que decidieron no separarse de la federación canadiense en un contexto donde, como indicamos, el 20% de los votantes no eran nacionales de Quebec.

La experiencia de Quebec podría estar repitiéndose hoy en el resultado de la consulta en Escocia. Es por esto que se ha insistido tanto en el hecho de que, a diferencia de lo que son las elecciones ordinarias en el país a los fines de escoger quiénes son lo que administrarán la cosa pública; en una consulta relacionada con el ejercicio del derecho a la libre determinación de un pueblo, son los nacionales del territorio y no los electores inscritos los que deben participar en dicho tipo de consulta.

V. Conclusión

El proceso de consulta a llevarse a cabo en Escocia tendrá efectos políticos más allá de la consulta misma. Si como se espera aún prevaleciendo el NO, las partes, particularmente el Reino Unido de la Gran Bretaña deberá moverse a una ampliación sustancial de los derechos y prerrogativas soberanas de Escocia dentro del marco de un Estado político unificado; lo mismo deberá esperarse ocurra con otros componentes dentro del Reino Unido, particularmente Gales e Irlanda del Norte. Si prevalece la decisión de la independencia, el proceso de negociación que deberán llevar a cabo las partes es de esperar que ocurra dentro del marco de dejar establecidas entre ellas relaciones permanentes y seguras dentro del marco de Escocia compartir un mismo territorio insular con Gales e Inglaterra.

El proceso que ha venido desarrollándose en el Reino Unido de la Gran Bretaña ha captado también la atención de otras nacionalidades europeas, particularmente dentro del Estado español, ante demandas también secesionistas que desde Catalunya y otras comunidades autónomas reivindican su derecho a la autodeterminación política. Lo mismo podría plantearse con relación a otros Estados políticos europeos que no forma parte de la Europa del Este y que también presentan situaciones o conflictos de nacionalidades, donde el ejemplo escocés puede alimentar los sentimientos nacionalistas e independentistas, y ciertamente, reformas reivindicativas de mayores poderes políticos o autonómicos dentro del Estado nacional del cual forman hoy parte.

En nuestro caso, donde existe una condición de subordinación política colonial—situación que en nada compara con la relación actualmente existente entre los distintos componentes del Reino Unido de la Gran Bretaña, e incluso dentro de la realidad política del Estado español, las lecciones que deriven de la experiencia escocesa bien pueden servir de marco de referencia para alguno de los aspectos relacionados con la autodeterminación del pueblo puertorriqueño.

El MINH se solidariza con el pueblo palestino

Movimiento Independentista Nacional Hostosiano

20 de julio de 2014.- “En Gaza, de cada diez daños colaterales, tres son niños. Y suman miles los mutilados, víctimas de la tecnología del descuartizamiento humano, que la industria militar está ensayando exitosamente en esta operación de limpieza étnica. Y como siempre, siempre lo mismo: en Gaza, cien a uno. Por cada cien palestinos muertos, un israelí. Gente peligrosa, advierte el otro bombardeo, a cargo de los medios masivos de manipulación, que nos invitan a creer que una vida israelí vale tanto como cien vidas palestinas.” Eduardo Galeano

El MINH se solidariza con el pueblo Palestino, victima una vez más, de la agresión genocida del estado sionista de Israel. Ante la indiferencia criminal de la comunidad internacional en especial de la ONU, los pueblos del mundo tienen que unirse incondicionalmente con el pueblo Palestino.

Con nuestras voces y nuestra denuncia por todos los medios accesibles, tenemos un deber insoslayable de pausar en la rutina diaria de la vida para  manifestar nuestro repudio e indignación ante la agresión injustificada del estado sionista de Israel contra el pueblo Palestino y en especial contra la Franja de Gaza.

¨Estados Unidos es cómplice incondicional de Israel y su delincuencia internacional. Los puertorriqueños tenemos entonces la obligación de repudiar dicha complicidad genocida contra el pueblo hermano palestino.¨ Expresó la copresidenta del MINH y Secretaria de Relaciones Internacionales, Lcda. Wilma E. Reverón Collazo.

¨Como denuncia el escritor Galeano, de cada diez daños colaterales, tres son niños. ¿Qué puede justificar el asesinato de niños y población civil? ¿Por qué Israel puede incumplir con todas las resoluciones de la ONU y el derecho internacional con impunidad? Una vez mas los intereses geopolíticos de unos pocos permiten el genocidio de un pueblo¨, subrayó la dirigente hostosiana.

Palestina en el corazón de Puerto Rico y el mundo: Por los niños de Gaza

Wilma E. Reverón Collazo / Copresidenta del MINH

En los pasados meses hemos visto con horror e impotencia cómo el estado sionista de Israel ha perpetrado uno de los actos de genocidio más espeluznante ante las miradas impávidas y los oídos sordos del autodenominado “mundo libre”, autoproclamados paladines de la “democracia”, los “derechos humanos” y la “libertad”.

Menuda forma de defender la democracia, los derechos humanos y la libertad, como lo han hecho en Afganistán, Libia, Irak y Siria. Estados Unidos (EEUU) y sus socios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la Unión Europea deciden quién merece gobernar un país y si no es de su agrado, entonces “salvan” al esclavizado pueblo bombardeándolo, financiando y armando grupos mercenarios terroristas, destruyendo su infraestructura y ocupando su territorio con tropas de EEUU. Como sabemos, una vez entran las tropas de EEUU a “salvar” un pueblo, no hay forma de que se retiren porque siempre habrá una excusa para volver. Sobre todo si el país cuenta con cuantiosos recursos de petróleo o gas, o es un enclave importante en los intereses geopolíticos estadounidenses.

Israel es el enclave geopolítico más importante que tiene EEUU en el Oriente Medio. Por eso no importa que se convierta en un estado fascista y genocida siempre que garantice los intereses de EEUU. A pesar de la alarma internacional ante el genocidio continuo que perpetra Israel contra el pueblo palestino, no habrá nunca la posibilidad de que el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) apruebe sanciones contra Israel por el poder de veto de EEUU. Contrástense las acciones genocidas de Israel contra Palestina con la supuesta tenencia de armas de destrucción masiva de Irak, que luego fuera comprobada como una fabricación de EEUU, para justificar la agresión contra el gobierno de Saddam Hussein. La hipocresía del gobierno de EEUU no puede ser más burda.

Muerte, destrucción, represión, genocidio, ha sido la política de Israel hacia Palestina. Sin embargo, hay quienes aún al día de hoy la justifican. Para los que aún encuentran alguna justificación para los actos de Israel, sólo les pido que reflexionen sobre estas preguntas:

¿Quiénes han sido históricamente responsables de los progroms y el holocausto contra los que profesan la religión judía?

¿Por qué Palestina se llama Palestina?

¿Quiénes tomaron la decisión de entregarles a los sionistas las tierras de Palestina para crear el estado de Israel?

¿Admite el sionismo la existencia de un estado palestino?

¿Quiénes han incumplido las resoluciones de la ONU y los Acuerdos de Camp David?

¿Quiénes han ocupado por la fuerza de forma ilegal los territorios reconocidos por la comunidad internacional como territorios palestinos?

¿Justificaba el alegado secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes (que al día de hoy no se han identificado responsables) que se desatara una guerra de exterminio contra el pueblo gazatí palestino?

Después de cincuenta días de ataque feroz contra la Franja de Gaza los resultados, o “daños colaterales” como le llamarán los sionistas y sus colaboradores, no pueden ser menos horríficos: 2,140 palestinos muertos, de los cuales cerca de 500 eran niños, 400 combatientes palestinos y el resto mujeres, ancianos y hombres civiles; el desplazamiento de 46.000 palestinos que viven hacinados en centros de refugio y escuelas; daños en más de 50,000 viviendas que incluye casi 9,000 hogares destruidos por completo y otros 7,900 con daños estructurales que los hacen inhabitables y que dejan sin vivienda a más de 100,000 de los 450,000 desplazados internos, además de daños en alrededor de 200 escuelas, 33 hospitales y clínicas de ese territorio.

A esto hay que sumarle la destrucción del sistema pluvial, de comunicaciones y eléctrico, con las consecuencias en la salud y calidad de vida que ello ocasiona. A la destrucción de su infraestructura hay que sumarle la destrucción de su economía y su organización social. En resumen, hace falta de todo y lo más básico para la vida humana. No olvidemos que Gaza enfrenta su tercera reconstrucción en seis años como resultado de los ataques de Israel.

Con el acuerdo del alto al fuego permanente alcanzado por Israel y los representantes del pueblo palestino, se crean las condiciones para ayudar al pueblo palestino en la Franja de Gaza en su recuperación y reconstrucción. El jefe de la delegación palestina en El Cairo, Azam al Ahmed, informó de la “apertura de pasos por motivos humanitarios, para (la entrada) de víveres, material médico y todo lo que permitirá reparar los sistemas de agua, electricidad y de telefonía móvil”.

El miércoles 3 de septiembre, comenzó a llegar ayuda de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés) y por primera vez desde 2007 un convoy con ayuda humanitaria del Programa Mundial de Alimentos (PAM) ingresó en la Franja de Gaza, con alimentos para satisfacer las necesidades de unas 150 mil personas durante cinco días. Llegaron, además, más de 200 toneladas de ayuda humanitaria de Arabia Saudita, Omán y Turquía. Ecuador y Venezuela aportan ayuda humanitaria diversa, entre ella, Venezuela acogerá a 200 niños palestinos para ser adoptados.

En Puerto Rico, el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) anuncia el inicio de una campaña nacional denominada “Puerto Rico da la mano a los niños y niñas de Palestina”. Nos proponemos recaudar fondos para aportar a las necesidades vitales de miles de niños y niñas palestinos, que han sido víctimas principales de la agresión contra la población de Gaza. No habrá ayuda pequeña porque la necesidad es mucha.

A nuestro llamado ya han comenzado a sumarse sectores del pueblo de Puerto Rico. En Vieques ya se está organizando un grupo para la recaudación de fondos. Resulta simbólico que el pueblo de Vieques haya sido el primero en responder al llamado, porque si hay algún pueblo que conoce lo que es ser despojado de su tierra, obligado a vivir en una franja bajo un régimen de apartheid y a ser bombardeado y destruido, es el pueblo de Vieques. También se han sumado al llamado la Unión General de Trabajadores (UGT) y la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (HEEND).

Hacemos un llamado a las organizaciones profesionales, sindicatos, sociales y comunitarias a que se sumen a este esfuerzo. Para los que deseen aportar pueden hacer su aportación económica directamente depositando en la siguiente cuenta: Oriental Bank, ”Ayuda Niñez Palestina” #3094545961. Para información adicional puede llamar al (787) 774-8585.

* La autora, abogada y Copresidenta del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano.

MINH lanza campaña de apoyo a la niñez de Palestina

minh-palestina-prensaSan Juan, 28 de agosto de 2014.- El Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH) anuncia el inicio de una campaña nacional denominada “Puerto Rico da la mano a los niños y niñas de Palestina”.

Nos proponemos recaudar una cantidad sustancial de dinero que será enviado a las autoridades correspondientes, para atender las necesidades vitales de miles de niños y niñas palestinos, que han sido víctimas principales de la agresión contra la población de Gaza.

Hacemos un llamado a las instituciones religiosas, educativas, colegios profesionales (Colegio de Abogados, Colegio de Trabajadores Sociales, Colegio de Médicos, etc.) sindicatos, organizaciones sociales y comunitarias y a todo el Pueblo a que participe y colabore en esta campaña humanitaria y solidaria y aporte generosamente. Que cada cual aporte lo que pueda a favor de los niños y niñas de Palestina.

Su colaboración económica puede depositarse directamente a la siguiente cuenta de Oriental Bank: Ayuda Niñez Palestina # 3094545961

Información adicional: 787-774-8585

¡Porque los niños y niñas de Palestina también merecen ser felices!

Dirección Nacional MINH