Memoria corta de García Padilla e incertidumbre para el pueblo

opinion‘’El mensaje del gobernador Alejandro García Padilla deja más preguntas que respuestas’’, declaró Wilma E. Reverón Collazo, Copresidenta del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH).

La dirigente hostosiana enfatizó en que las propuestas de reducción de gastos sigue siendo un misterio para el pueblo de Puerto Rico: ‘’Se desconoce cómo se va a implementar; se desconoce cuál es el verdadero impacto económico en dólares y centavos y, se desconoce el impacto económico colateral multiplicador de las mismas’’.

Añadió que ‘’se habla de un presupuesto cuadrado por primera vez en 20 años sin coger prestado, como si la reciente emisión de bonos por $3,500 millones no fuera un préstamo que aumentó el déficit fiscal. Hay que tener una memoria bien corta’’.

La reconocida abogada indicó que ‘’se apuesta a unas inversiones de millonarios que tienen el ojo puesto en el país para poder evadir impuestos impunemente en EEUU, y el líder de dicho grupo es Paulson, el responsable de la debacle fiscal de EEUU quien vendió hipotecas sub-prime, apostando al fracaso de las mismas y se enriqueció de este negocio ilegal objeto de investigación y litigación. En manos de sujetos como ese está poniendo el gobierno de Puerto Rico el futuro económico del país. Este plan de desarrollo económico ¨que podemos llamar el Plan Bacó-Paulson, de hecho ideado por el PNP bajo la Ley 22 impulsada por Fortuño, está basado en el uso de Puerto Rico para lavado de dinero de fortunas mal habidas como la de Paulson’’.

A renglón seguido manifestó que ‘’la forma en que se van a reestructurar 25 agencias del gobierno es otro gran misterio. El gobernador Alejandro García Padilla dice que no van a despedir empleados, mientras la realidad es que miles de empleados transitorios y por contrato van a perder sus empleos en las fusiones de agencias. ¿Se ha contabilizado el impacto económico que tiene las pérdidas de esos empleos, la pérdida de servicios al pueblo, la pérdida de agilidad en la prestación de servicio, la pérdida de fondos federales al desaparecer agencias como la Oficina de la Procuradora de la Mujer (OPM), no solo para la agencia sino para las ONG?  Ciertamente agencias y oficinas como la OPM necesitan ser evaluadas en su desempeño, pero la eliminación de las mismas no es necesariamente la respuesta en especial cuando se trata de los sectores históricamente más vulnerables como las mujeres, los niños y los envejecientes’’.

Reverón Collazo concluyó advirtiendo que ‘’lo contemplado por el gobernador respecto al estatus de Puerto Rico es tan incierto como su plan económico y es una apuesta a la evasión de los compromisos contraídos en la plataforma del PPD con la Asamblea Constitucional de Estatus’’.

La renuncia del Superintendente designado de la Policía

opinionSan Juan, 1ro. de abril de 2014.- La renuncia del Superintendente designado de la Policía, James Tuller Cintrón no ha tomado a nadie por sorpresa. Desde el anuncio de su designación se hacía evidente que no podría cumplir con las responsabilidades que conlleva ese cargo.

Consideramos equivocado—e incluso injusto—que se reclamen del superintendente de la Policía, sea quien sea, y del cuerpo policiaco en su conjunto, súper planes que permitan enfrentar exitosamente los serios problemas de violencia, criminalidad y deterioro en la calidad de vida que sufre nuestro Pueblo.

Los profundos problemas sociales que nos agobian no son de naturaleza policiaca. Tienen que ver con pobreza y desigualdad económica, culto y promoción de la violencia en los medios de comunicación de masas, deterioro del sistema educativo, narcoeconomía, desempleo, disfuncionalidad en las relaciones familiares, intolerancia de género y otros males.

En lugar de apresurarse en seleccionar a otra persona para ese cargo, el Gobernador Alejandro García Padilla debe tomar en consideración primero la opinión de diversos sectores de nuestra sociedad sobre la situación de seguridad y calidad de vida en el País: educadores, trabajadores de la salud, sector juvenil, psicólogos, organizaciones sindicales, trabajadores sociales, organizaciones comunales y otros.

Asimismo, no se debe continuar con la política de nombrar superintendentes ajenos a nuestra idiosincrasia, como han sido los casos de exagentes del FBI o de expolicías de Nueva York.

Esperamos que al fin se nombre un Superintendente de la policía que tenga identificación plena, sensibilidad y conocimiento de primera mano de los problemas de seguridad que nos afectan como pueblo y que sobre todo que su responsabilidad primera y única sea con el pueblo de Puerto Rico. Basta ya de seguir poniendo nuestra seguridad en manos ajenas y bajo las órdenes de entes extranjeros como el FBI.

En última instancia, si se sigue  aplicando la política de mano dura y la visión policiaca, como ha sucedido durante las pasadas décadas, será irrelevante a quién se designe para ocupar ese cargo, y las cosas seguirán de mal en peor.

Copresidencia MINH

Julio A. Muriente Pérez

Wilma E. Reverón Collazo

Héctor L. Pesquera Sevillano